martes 24/5/22
Regadíos

Los regantes exigen la doble tarifa eléctrica que supondría un ahorro del 20% en energía

Ferduero demanda al Gobierno que desarrolle el reglamento que prevé la Ley de la Cadena Agroalimentaria 2021
Un pívot de riego parado durante el invierno, periodo del año en que no consume energía alguna. MARCIANO PÉREZ
Un pívot de riego parado durante el invierno, periodo del año en que no consume energía alguna. MARCIANO PÉREZ

La Asociación de Comunidades de Regantes de la Cuenca del Duero (Ferduero) exige al Gobierno de España que desarrolle el reglamento que prevé la Ley de la Cadena Agroalimentaria 2021 que permitiría la contratación de dos tarifas eléctricas, una para la época de riego y otra para la de no riego, que permitiría un ahorro estimado superior al 20% en los gastos de energía.

En definitiva, lo que los regantes están pidiendo es que no se les obligue a contratar una tarifa única para todo el año con un elevado término de potencia, y el consiguiente coste, cuando hay cinco meses (los que no riegan) que apenas tienen consumo alguno.

Se trata de una demanda histórica que Ferduero viene reclamando al Gobierno desde al año 2008 y que ahora con la entrada en vigor en el año 2021 de la Ley de la Cadena Agroalimentaria esperan que, por fin, se desarrolle.

Desde el colectivo explican que en el año 2008, el que se produjo la desaparición de la ‘Tarifa Especial para Riego’, llevan demandando la posibilidad de «dos cambios de potencia al año, dado que parece lógico que no tiene mucho sentido pagar toda la anualidad la potencia que sólo se utiliza durante la campaña de riego (unos siete meses), con el agravante de estar obligado a contratar todo el periodo la potencia de los meses de máximo consumo».

El asunto
Piden que no se les obligue a contratar una potencia elevada cuando no gastan energía porque no riegan

Recuerdan desde Ferduero que desde 2008 hasta hoy hubo dos intentos regulatorios en relación a la doble contratación que no llegaron a materializarse. En primer lugar con la Ley de la Sequía de 20218, que contemplaba en sus disposiciones adicionales la posibilidad de firmar un contrato de temporada para los meses de máximo consumo y otro con una potencia mínima para el resto del año. «Sin embargo no se llevó a cabo el desarrollo reglamentario necesario para su aplicación». El mismo resultado arrojó la disposición final de una enmienda aprobada en el marco de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. «Se dieron seis meses al Gobierno para su desarrollo, pero todo volvió a quedarse en agua de borrajas», afirman.

Adiós a las penalizaciones

Antes del 1 de junio de 2021, cuando entra en vigor la Circular 3/2020, el coste del término de potencia ya representaba el 48% de la factura eléctrica de los regantes (sin considerar los consumos, sólo de fijos). Después pasó a ser el 55%. «Esto es consecuencia directa del endurecimiento de la fórmula de penalización, que nos obligó a modificar la estrategia que veníamos utilizando hasta ese momento, con la que buscábamos penalizar en ciertos periodos y poder reducir el término de potencia a pagar durante todo el año. Al multiplicarse por tres los coeficientes de penalización, hoy la única fórmula válida es no penalizar, lo que nos ha obligado desde el pasado 1 de junio a subir las potencias contratadas un 168%», afirman desde Ferduero.

Petición antigua
Los regantes vienen demandado la discriminación de tarifas desde el año 2008

Actualmente está en vigor la Ley de la Cadena Agroalimentaria 16/2021, que modifica la Ley 12/2013, en la se recoge de nuevo la posibilidad de contratar dos potencias eléctricas a lo largo del año, discriminando la época de riego y la de no riego. «Volvemos a tener la esperanza, y ya van tres, puesta en el desarrollo reglamentario a materializar por el Departamento de Energía que depende del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico», aseguran. Y añaden que «nuestra petición es convertir en algo definitivo lo que ya hemos podido hacer por un periodo de doce meses —del 1 de junio de 2021 al 31 de mayo de 2022—, con la entrada en vigor de la Circular 3/2020, por la cual sí nos han dejado hacer dos cambios de potencia dentro de dicho periodo. «Lo que demandamos al Gobierno es que proceda a promulgar el necesario desarrollo normativo de la Ley de la Cadena Agroalimentaria, para que esta regulación de la que nos hemos podido beneficiar temporalmente, se convierta en algo definitivo. Ello nos va a permitir un ahorro de costes superior al 20% en el término de potencia, lo que aliviaría las economías de los agricultores que utilizan electricidad para sus riegos, muy tensionados actualmente por todas las inversiones que han tenido que acometer», concluyen desde Ferduero.

Los regantes exigen la doble tarifa eléctrica que supondría un ahorro del 20% en energía