martes 24/5/22
                      La remolacha da trabajo directo a más de 3.500 personas en la Comunidad, según la Junta. MARCIANO PÉREZ
La remolacha da trabajo directo a más de 3.500 personas en la Comunidad, según la Junta. MARCIANO PÉREZ

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, destacó ayer que en el modelo de aplicación de la Política Agraria Comunitaria (PAC) se contempla mantener la ayuda asociada al cultivo de remolacha, amparada por un contrato para la producción de azúcar que permitirá a los cultivadores de remolacha recibir anualmente, a partir de 2023 y hasta 2027, aproximadamente 13 millones de euros en concepto de ayudas asociadas.

Carnero, quien destacó la importancia del sector de la remolacha para Castilla y León, en especial, su relevancia para el desarrollo económico y social de la Comunidad, realizó un llamamiento a los jóvenes para que se incorporen al cultivo ya que, afirmó,«estamos hablando de un producto que supone el 85 por ciento de toda la producción nacional y del que Castilla y León es la primera productora». Se trata, afirmó, de un sector que, además, «da trabajo directo a más de 3.500 personas y en zonas rurales y al que se están incorporando más jóvenes».

El consejero, que intervino en la clausura de la Jornada Técnica de Remolacha, que se celebró en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, insistió en que«la remolacha es un sector de oportunidades, lo que, unido a la capacidad industrial existente en la comunidad para transformar el azúcar, ha de generar, en los próximos años, un crecimiento de la superficie en Castilla y León que le permita continuar siendo un cultivo de futuro».

Sostenible

Un estudio de Azucarera, el Itacyl y Acor fija en 36,3 tn/hectárea la fijación de carbono

Además, en la jornada, a la que también asistieron el presidente de la Diputación provincial, Conrado Iscar, y el presidente de Acor, Jesús Posadas, se puso de manifiesto cómo el cultivo de remolacha contribuye a la reducción de la huella de carbono. Descontando las emisiones provocadas por la producción del cultivo y por la industria azucarera, el balance sigue arrojando un saldo positivo de fijación de 36,3 toneladas por hectárea, según un estudio realizado por Itacyl, Acor y Azucarera, lo que evidencia así la contribución positiva de la remolacha en la reducción de la huella de carbono en la atmósfera desmintiendo el mito que atribuye a la agricultura la consideración de actividad contaminante.

La jornada se celebró según explicó el presidente de Acor, Jesús Posadas, para «animar al remolachero a contratar remolacha con la cooperativa y al que no, a que lo conozca y se haga socio».

Por su parte, el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, señaló que, si bien no cuentan con «competencias» en esta materia «es obligación de la institución provincial apoyar y defender un sector tan importante, y más cuando se sigue atacando al mundo rural, como en el caso del nuevo Plan Hidrológico del Duero».

Íscar mostró su agradecimiento al trabajo realizado por la cooperativa Acor, ubicada en el municipio vallisoletano de Olmedo, y organizadora de esta jornada, junto a Campo de Castilla y León, por ser «un referente en cuanto a esfuerzo, innovación y capacidad para reinventarse en tiempos tan complicados».

Los remolacheros recibirán hasta 13 M€ al año con las ayudas asociadas de la PAC