sábado 15/8/20

Restan el impacto en el paisaje, las malas carreteras y la brecha digital

En este borrador no sólo se habla de las fortalezas de la zona sino también de sus problemas especificos entre los que se encuentran el empleo «es el factor que más afectado se ha visto con la reestructuración de la minería», además explican que el territorio viene sufriendo ya durante mucho tiempo problemas de envejecimiento y despoblación muy acusada, tratándose de una zona donde la economía tuvo una alta dependencia de la minería y en la que en este momento aparece en primer plano una ausencia de grandes proyectos alternativos que apoyen la reconversión del tejido económico hacia otras actividades sostenibles.

En este estudio, también se hace mención a que las explotaciones han ocasionado un impacto paisajístico indiscutible y que los municipios no tienen el dinamismo necesario para retener población mientras que las actividades alternativas desarrolladas, como la agrícola y ganadera, no han sido capaces de fijar población de forma relevante. Y se explica que las infraestructuras de comunicaciones necesitan ser mejoradas, y calificando a las infraestructuras de telecomunicaciones como deficientes «pueden provocar cierto aislamiento tecnológico de los municipios y una limitante a la atracción de empresas por la pronunciada brecha digital», concluyendo que el cese de las explotaciones mineras ha acarreado el abandono de las instalaciones y su deterioro.

Restan el impacto en el paisaje, las malas carreteras y la brecha digital