jueves 24/9/20
Sahagún renueva el sepulcro de Alfonso VI

El rey de la polémica

Mientras unos ven en su corona una «ofensa castellana» su autor defiende que es de estilo Románico, época en la que se sitúa su reinado
El sarcófago está en el monasterio de Santa Cruz. JESÚS F SALVADORES
El sarcófago está en el monasterio de Santa Cruz. JESÚS F SALVADORES

La UPL, en boca de su portavoz en de Sahagún, Rosa María Quintanilla, exigió ayer una «rectificación inmediata» de la corona que luce el rey Alfonso VI en el mausoleo encargado por el Ayuntamiento al escultor leonés Amancio González, por representar, a su juicio, al Reino de Castilla.

El artista leonés explica que su intención era precisamente no hacer un sepulcro del estilo de los sepulcros de la época del rey. «Pensé que la mejor manera de rendir homenaje a este monarca era representarlo de la manera más realista de la que fuera capaz y para ello recurrí a elementos reales, piezas originales de la época y estilo, concretamente del Románico, y así lo hice», explica González.

Respecto a la pieza de la polémica, la corona del monarca, el artista quiere aclarar que «en aras de introducir elementos reales o del estilo, encontró la de Sancho IV, de estilo Románico, y que es 200 años posterior a la tumba dónde se encontró. «Me llamó la atención la presencia de camafeos romanos lo que legitima su poder ligándolo con el Imperio Romano». Los elementos de la polémica están en la parte superior de la corona, que muestra en relieve una repetida imagen de lo que parece la fachada de una catedral, junto con algunas piedras engarzadas, lo que a juicio de Amancio González, certifica que es románica en esencia. «Desde mi punto de vista es apta para mi trabajo, ya que a fin de cuentas siempre tendría más posibilidades que esta misma corona hubiese estado alguna vez en la cabeza del rey que si me hubiera inventado una», afirma. Lo que en definitiva ha pretendido el escultor ha sido «acompañar los restos mortales de estas personas con elementos que fueron comunes a su tiempo para de alguna manera devolverles en parte aquello que les fue expoliado».

De hecho, el conjunto de la obra hay una serie de símbolos con los que el artista quiere ayudar al espectador a fijar en el tiempo el momento vivido por el personaje, como los dos claustros románicos y dos ángeles también románicos copiados del sarcófago de piedra de Alfonso Ansúrez, realizados en Sahagún y hoy en el Museo Arqueológico Nacional. En el centro y rematando la pared, también destaca el diseño de una sencilla cruz románica al haber figurado este elemento en las crónicas de la época en la composición de la tumba original.

Por último, Amancio González ha querido agradecer a la anterior corporación municipal del PSOE con la que formalizó el contrato así como a la actual del PP con la que se finalizaron sus trabajos, «la libertad creativa con la que conté en todo momento y por la misma, responsable material e intelectual de todos y cada uno de elementos del Panteón Real».

El rey de la polémica