jueves. 11.08.2022

Ribera descarta la reapertura de centrales por el alto precio del carbón internacional

Afirma que «hay que evitar dar señales confusas y derrochar recursos con algo que tendría un recorrido limitado»
Teresa Ribera, vicepresidenta primera y ministra de Transición Ecológica. MARISCAL / EFE
Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica. MARISCAL / EFE

El plan de la Unión Europea (UE) ante la falta de suministro energético es reducir al máximo el consumo de gas y para ello todos los países están buscando soluciones en otras tecnologías, incluso las que hasta ahora estaban destinadas al cierre, como las centrales térmicas de carbón.

Este sistema emite una cantidad de CO2 a la atmósfera que no es compatible con ninguno de los objetivos europeos medioambientales, pero que ante la crítica situación en algunos países ultradependientes del gas ruso no les da mucha más opción. En un momento en el que hay que elegir entre política ambiental o garantizar el suministro de energía, muchos países ya tienen una posición clara, como Polonia o Alemania. Incluso Francia, Austria y los Países Bajos ya han anunciado sus planes para permitir una mayor generación de energía a través del carbón en caso de que el suministro de gas proveniente de Rusia se detenga de un día para otro. Pero España está fuera de esta posibilidad. En una entrevista este viernes en la radio, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, señaló que la propuesta de reapertura de las centrales de carbón ha quedado prácticamente descartada ya que «no están preparadas para quemar carbón en condiciones de seguridad» cumpliendo con la normativa medioambiental. De hecho, solo se podría plantear en la central gallega de As Pontes, para la que el Gobierno ha pedido a Red Eléctrica que elabore un informe en el que se detalle si su reactivación contribuiría a la producción de energía de forma eficiente en caso de corte del suministro del gas ruso. Actualmente el carbón prácticamente ha desaparecido del sistema eléctrico español, ya que la inmensa mayoría de centrales están cerradas o en proceso de cierre.

Sin rentabilidad

Y precisamente sobre la eficiencia, la ministra señaló que «no sería económicamente rentable» porque en estos momentos el precio del carbón en los mercados internacionales está casi por encima del gas. «Actualmente tenemos garantizado el suministro de gas, por lo que pensar ahora en un escenario de 8 a 10 meses de plazo para conseguir carbón y además a precios muy elevados tiene poco sentido económico, y ningún sentido ambiental ni energético», explicó Ribera.

La ministra criticó que desde el PP inciden en «volver al carbón y a la nuclear», cuando las centrales nucleares en activo siguen funcionando a «pleno rendimiento». Ribera indicó que el Gobierno trabaja en diseñar fórmulas que permitan disponer de energía a través de recursos de proximidad como el biometano o con las fuentes renovables, que además «son una oportunidad de generar empleo e innovación». «Hay que evitar dar señales confusas a la población y derrochar recursos con algo que tendría un recorrido limitado», apuntó.

El camino alemán
Alemania ya ha reactivado la primera planta de carbón que se encontraba en situación de reserva

Por tanto, España se separa del camino de otros países europeos que por su mayor dependencia del gas ruso y las bajas temperaturas del invierno buscan diversificar la forma de obtener energía con soluciones a corto plazo. De hecho, Alemania ya ha reactivado la primera planta de carbón que se encontraba en situación de reserva para consumo eléctrico. Se sitúa en Baja Sajonia, en el centro del país, y está dentro del plan aprobado el pasado 14 de julio por el Ministerio de Economía que implicaba un replanteamiento del calendario de cierre de las centrales térmicas para hacer frente al invierno.

La idea del Gobierno alemán es dejar de utilizar cuanto antes el gas como fuente de energía y así cortar la dependencia con Rusia. Para ello, el partido liberal FDP (uno de los tres que componen la coalición de Gobierno) propone aplazar la desconexión de las tres últimas centrales nucleares del país, que según el calendario oficial deberían desactivarse a finales de este año.

Ribera descarta la reapertura de centrales por el alto precio del carbón internacional
Comentarios