jueves. 30.06.2022

Laguna de Negrillos se cita con la historia y con las tradiciones. Y lo hace adaptada a los tiempos tradicionales, una vez que las modernidades han desplazado al domingo los actos de uno de aquellos tres jueves que había en el año que relucían más que el sol.

El viernes se dedica a la Eucaristía, a la procesión de San Isidro y a la Recreación Medieval del Castillo de Laguna, en la que el Ayuntamiento de la localidad pone especial interés de difusión en este ejercicio.

Corren los años de la Guerra de Sucesión Castellana. Diego Fernández de Quiñones rige el castillo y sus propiedades heredadas a la muerte de su padre.

La obra recrea la vida en el castillo y algunos de los hitos históricos que ha presenciado este personaje representativo de la historia de Laguna de Negrillos

El sábado guarda una buena colección de argumentos festivos y turísticos, antes de la gran cita del domingo. La ceremonia parece tener su origen en los Autos Sacramentales. Confluyen en ella elementos paganos y religiosos, siendo el protagonista principal un bandido, San Sebastián, que finalmente se arrepentirá.

En la procesión también desfilan los apóstoles, excepto Judas, y ocho danzantes, vestidos de blanco y con faldas almidonadas, que emulan a los ángeles y que bailan durante todo el recorrido, precedidos por los birras (seres maléficos arrepentidos y subordinados a Jesús Sacramentado), que, a su vez, van abriendo el paso. Hay quien apunta la posibilidad de que el atuendo blanco y almidonado de los danzantes derive de los muchachos adscritos al culto de la diosa Cibeles, que ejecutaban bailes de espadas, convertidos en los “paloteos” de sus danzas.

Pero hay mejor remedio que especular. Acercarse y verlo. Es una gran ocasión.

San Sebastián se corona en Laguna de Negrillos