jueves 28/1/21
Sectores

El sector resinero espera que el plan de recuperación sea su gran oportunidad

Los productores demandan alternativas para el periodo de inactividad de noviembre a febrero
Un resinero extrae la resina en un monte de Tabuyo. RAMIRO
Un resinero extrae la resina en un monte de Tabuyo. RAMIRO

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se reunió ayer por videoconferencia con representantes del sector resinero de Castilla y León organizados en la Mesa de la Resina para analizar el resultado de los trabajos realizados en 2020 sobre las necesidades del sector y, en la misma, se ha destacado la «oportunidad» que puede suponer el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La reunión ha servido para presentar el resultado de las tareas realizadas a lo largo de 2020 por el grupo de trabajo de la Mesa de la Resina y la Junta de Castilla y León, y se han analizado posibles apoyos al sector resinero en una coyuntura difícil del mercado internacional de resinas naturales, «que se desató a finales de 2019».

Así, se han estudiado las líneas de ayuda existentes en las Consejerías de Empleo e Industria, Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y Fomento y Medio Ambiente. Ninguna de las existentes, en su formulación actual, encaja bien con las necesidades del colectivo de trabajadores resineros, que demanda opciones de continuidad para el periodo sin actividad resinera, que abarca los meses de noviembre a febrero.

Modernización

Las empresas resineras buscan opciones para ampliar y modernizar las fábricas

Los participantes han estado de acuerdo en que el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia que prepara el Gobierno nacional constituye «una gran oportunidad para el sector», puesto que el sector resinero está plenamente alineado con la bioeconomía y la lucha contra el cambio climático y contribuye a luchar contra el reto demográfico.

Los resineros y las industrias destiladoras de resinas contribuyen a mantener los bosques en buenas condiciones, al tiempo que fijan CO2 en los árboles y en los productos que elaboran para las industrias de tintas, pinturas, cosméticas y otras, y se ubican en zonas altamente amenazadas por la despoblación, según señala el comunicado, que incide en que a medio plazo las mayores esperanzas del sector están depositadas en el próximo Programa de Desarrollo Rural post 2020 y en el periodo transitorio de 2021 y 2022, para el que han acordado proponer alguna medida que contribuya a la modernización del sector, a la agrupación de los resineros en cooperativas y a la modernización de las actividades.

A su vez, los representantes de las empresas industriales resineras se han comprometido a trabajar con la fundación Cesefor y con el resto de los agentes del sector y a presentar, antes del día 20 de enero, al Ministerio de Industria una manifestación de interés para la ampliación y modernización de las diferentes fábricas existentes en España, incorporando la trazabilidad de los productos y para intentar sustituir las resinas derivadas del petróleo con resinas naturales.

Finalmente, la consejería se ha comprometido a trabajar tanto en la configuración del Plan de Recuperación y Resiliencia, para el que ya ha propuesto al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, como la configuración del próximo Programa de Desarrollo Rural en coordinación con la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, y a seguir trabajando con el sector, con los ministerios competentes (Agricultura, Transición Ecológica e Industria) y con el Gobierno portugués, que recientemente ha presentado un Plan Estratégico para el Sector Resinero de Portugal.

La próxima campaña se iniciará el mes que viene con algunas mejores perspectivas en los precios de los productos resineros en el mercado internacional.

El sector resinero espera que el plan de recuperación sea su gran oportunidad