martes 15.10.2019

Una senda de montaña que la nieve cierra durante el invierno

El del Salvador es una alternativa al Camino Francés que un las catedrales de León y Oviedo, por 123 kilómetros de senderos. En la capital asturiana enlaza en


con el Camino del Norte. El desvío a basílica ovetense tiene su justificación en las reliquias que guarda, puestas a salvo allí de los saqueos musulmanes. Fue el rey Alfonso II el que ordenó construir la Cámara Santa de la catedral de Oviedo.


En el recorrido destaca el importante protagonismo de la montaña, tanto es así que no se recomienda transitarlo con nieve, pues existe una diferencia muy grande entre estar en La Robla o Poladura en estas circunstancias, apunta José Antonio Cuñarro en la Guía del Camino del Salvador. Añade que la carretera no es una alternativa cuando se producen las nevadas, ya que las máquinas no limpian los arcenes que podrían utilizar los peregrinos y el estado de la calzada aumenta los peligros de una carretera complicada. El peregrino alcanza cumbres que se acercan a los 1.600 metros —la Collada del Coito es su punto más alto—, con etapas en las que el desnivel alcanza los 700 metros —en la etapa de Poladura a Pajares—.


Cuñarro subraya la posibilidad del peregrino de adecuar el número de etapas a su condición física. En su guía propone un mínimo de cuatro jornadas, si bien apuntó en declaraciones a este periódico que hay quien ha realizado el trazado completo en menos de 24 horas. León-Buiza (40 kilómetros), Buiza-Pajares (24), Pajares-Pola de Leona (25) y Pola de Lena-Oviedo (34) son su propuesta de menos jornada. En una programación de seis días ya ninguna etapa alcanza los 30 kilómetros, mientras que la alternativa más suave no llega a los 20 kilómetros en la jornada más de mayor distancia —de Mieres a Oviedo— y tiene entre Buiza y Poladura la de menor kilometraje. El peregrino ha de tener en cuneta que en Cabanillas, Buiza, Poladura, Pajares y Bendueños no encontrará comercios en los que abastecerse de comida, por lo que deberá haberla adquirido en poblaciones que atraviese antes si elige alguna de estas localidades como final de etapa. El Camino del Salvador cuenta con credencial propia y la Salvadorana certifica que se ha recorrido el camino.


Al igual que el Camino Francés, es una ruta que también eligen peregrinos de llegados de otros países, como Corea del Sur, Australia o China. Desde la señalización del recorrido se han contabilizado romeros «de más de cien nacionalidades diferentes», aseguró Cuñarro.

Una senda de montaña que la nieve cierra durante el invierno