miércoles 21/10/20
Abadengo de Torío

Una sentencia obliga al «inmediato» desalojo y derribo del cementerio

Las paredes de adobe fueron sustituidas por hormigón, algo no contemplado en las normas urbanísticas. DL

Los vecinos de Abadengo de Torío, perteneciente al Ayuntamiento de Garrafe de Torío, se encontraron este mes con la desagradable noticia de que tienen que desalojar, de forma inmediata, el único cementerio de la localidad, que data de 1845.

Se enteraron a través de un bando hecho público por la Junta Vecinal, en el que se anuncia la inmediata ejecución de sentencia, dictada en 2017, contra la reforma realizada en 2011 por los anteriores responsables de la entidad local, que consistió en derribar los antiguos muros de adobe, para hacerlos de hormigón, y en la construcción de nuevos nichos.

Al parecer, y según recoge la última sentencia del juzgado de lo Contencioso de León de 2020, las licencias de obra solicitadas entonces por la Junta Vecinal fueron anuladas y dejadas sin efecto, tras la denuncia de una vecina cuya propiedad linda con el cementerio, al no ajustarse al ordenamiento jurídico, ya que entre otras cosas, no contaba con los permisos ambientales necesarios, ni fue sometido a información pública.

El motivo

Una vecina denunció que las reformas hechas en 2011 carecían de licencia ambiental y urbanística

Según explica el actual presidente de la Junta Vecinal, José Tomas Fernández, solo habría que exhumar dos cadáveres, enterrados a partir de 2013, ya que afirma que el resto fueron sacados de sus nichos en una monda que se realizó cuando la anterior pedanía realizó las obras.

Los vecinos afectados denuncian que la sentencia es «desmesurada» ya entenderían que se aplicaran unas medidas correctoras si la reforma no se ajusta a la normativa, pero no el desalojo del todo el campo santo, alegando que lo que se hizo fue uno nuevo. «Solo se cambiaron las paredes, no se amplió», defiende la plataforma vecinal.

Los afectados denuncian además que no se les ha dado una alternativa para exhumar los restos mortales, ya que no hay otro cementerio en la localidad. «Se nos ha sugerido que los llevemos al cementerio de León y que cuando se haga uno nuevo se vuelvan a traer, algo no que nos parece totalmente fuera de lugar». Además, defienden _en contra de lo que afirma el actual pedáneo_ que hay otros muchos nichos, cerca de 200, para los que tampoco se ha buscado una solución.

Los vecinos piden respeto para un cementerio de casi dos siglos de antigüedad. «Ya estaba allí mucho antes de que construyeran sus casas esas personas que ahora les molesta vivir al lado de un cementerio», defiende una de las afectadas.

El presidente de la Junta Vecinal asegura que ha remitido de nuevo el caso al juzgado, para que sea el que determine una solución para estos restos mortales. «Como Junta Vecinal no nos corresponde tomar esa decisión», alega.

Por su parte, el alcalde de Garrafe de Torío, Jesús Álvarez, espera que se alcance una solución que satisfaga a todas las partes implicadas en el asunto puesto que se trata de un tema «delicado», y se ofrece para reunirse con ellos y ayudar en lo que sea necesario.

Una sentencia obliga al «inmediato» desalojo y derribo del cementerio
Comentarios