viernes 14/8/20

Los siniestros de tráfico con animales de caza se duplican

Los accidentes de tráfico con animales de especies cinegéticas aumentaron más del doble en las carreteras de Castilla y León desde el año 2008. En aquel año la Dirección General de Tráfico (DGT) contabilizó hasta 4.518 siniestros, mientras que el 2018 estos accidentes se elevaron hasta la cifra de los 9.341, dejando 129 heridos.


En concreto durante el pasado año, la DGT no registró accidentes con víctimas mortales por esta causa en la Comunidad Autónoma. Sin embargo sí que contabilizó 121 siniestros en carretera con animales de caza implicados, que provocaron 129 víctimas, de las que tres tuvieron que ser hospitalizadas.


Se trata, pues, de un incremento en una década de un 51,28%. De los que se produjeron en el año 2018, un total de 4.790 estuvieron provocados por corzos. Le siguen los que estuvieron implicados jabalíes (2.603), perros (558) y ciervos (445).


Los cazadores reconocen la existencia de «superpoblación» de animales salvajes, en especial de corzos y jabalíes, algo que el presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, ha señalado recientemente se debe a la existencia de un hábitat muy favorable. Iturmendi explicó hace unas semanas que los cazadores han hecho «un esfuerzo muy importante» para minimizar los daños de la fauna en la agricultura y las carreteras.


Y es que este tipo de animales también han provocado importantes daños en parcelas agrícolas de la provincia que se han cifrado en más de 160 siniestros en lo que va de año.

Los siniestros de tráfico con animales de caza se duplican