jueves. 11.08.2022

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha expresado este miércoles su rechazo al vaciado del embalse de Ricobayo, en Zamora, que ha calificado de temerario ante la escasez de recursos hídricos.

En declaraciones a los periodistas durante una visita a la localidad leonesa de Brañuelas, el consejero ha recordado que envió una carta el 14 de agosto a la ministra para la Transición Ecológica y para el Reto Demográfico, Teresa Ribera, anunciado el malestar de la Junta por este desembalse y lamentando que se hiciera sin saber lo que va a suceder en los próximos meses en cuanto a las reservas de agua.

Según el consejero, "supone un riesgo para el medio natural y a nadie se le escapa que es un desastre para la actividad económica de los negocios ligados a la ribera del embalse, en un momento además en el que el medio rural trata de recuperarse".

"Es un atentado a la actividad económica, que resulta chocante y que nadie entiende", ha insistido en sus críticas.

Ha precisado que hace unos días se entrevistó en Ávila con la ministra y le pidió que se revisara esta actuación y que se habilitan compensaciones ante un daño económico tan relevante.

Vecinos de Palacios del Pan (Zamora), uno de los pueblos ribereños del embalse de Ricobayo han convocado una marcha reivindicativa para reclamar "un embalse con agua" y protestar por la gestión de Iberdrola de ese pantano zamorano y su brusco desembalse para la producción de energía eléctrica.

La marcha, que se desarrollará el próximo viernes por la tarde, es el primer acto de protesta al que se convoca a los habitantes de la zona afectada por un vaciamiento del embalse que ha generado malestar en la treintena de pueblos del entorno por las consecuencias medioambientales, económicas y turísticas. 

"Temerario" el vaciado del embalse de Ricobayo