domingo 28/2/21
Pérdida de biodiversidad

Los tendidos electrocutan una media de 244 aves rapaces cada año en León

El Gobierno calcula en un millón de euros la pérdida de biodiversidad que supone en la provincia
Un operario retira a un águila atrapada en unos cables en Hiergas de Gordón. BARRIO PLANILLO.

La pérdida de biodiversidad que se produce cada vez que un ave rapaz colisiona contra uno de los muchos tendidos de alta tensión que hay repartidos por todo el territorio nacional es un hecho que preocupa cada vez más al Estado, ya que supone la principal causa de mortalidad en varias especies en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, el águila perdicera y la avutarda. Por este motivo, el ministerio de Medio Ambiente elaboró en el año 2016 una herramienta para calcular el coste que estas muertes pueden tener de cara a exigir responsabilidades a las empresas eléctricas que no lleven a cabo las medidas para la protección de las aves frente a la electrocución, exigidas por un Real Decreto aprobado en 2008.

El trabajo realizado por el Ministerio de Medio Ambiente pone además por primera vez sobre la mesa datos oficiales de la muerte de aves rapaces electrocutas que alcanzan las 33.000 al año en todo el territorio nacional. En el caso de la provincia de León, esta cifra alcanza los 244 ejemplares muertos al año, lo que se considera una incidencia baja si se compara con otras provincias como Segovia, con 6.492 aves fallecidas o Murcia, la más perjudicada, con 7.063 animales electrocutados al año.

En el conjunto del país estas muertes suponen un coste que supera los 141 millones de euros cada año, si se calcula con la metodología Mora del propio Ministerio. Según esta herramienta, un águila imperial ibérica vale 140.000 euros, un buitre negro, 93.000, un alimoche, 46.000, y un búho real, 9.300.

En León, el coste de las 244 aves rapaces muertas supera el millón de euros, según datos del propio ministerio.

Son cinco la comunidades autónomas que tienen sus propias estimaciones del coste por la pérdida de especies silvestres, como es el caso de Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Foral de Navarra, Andalucía y Comunidad Valenciana. En las regiones que como ocurre en Castilla y León no han hecho estas valoraciones, el cálculo de la pérdida de biodiversidad se establece con la metodología Mora del Ministerio.

Principal causa de muerte

El Libro Rojo de las Aves de España refleja que la electrocución es una de las principales amenazas para 24 especies diferentes. Más del 50% de las muertes de águila imperial ibérica se deben a la interacción con tendidos eléctricos, según recalca el estudio del ministerio.

La Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente acaba de publicar una propuesta para la delimitación de zonas de protección para avifauna y medidas para su salvaguarda contra colisión y electrocución en líneas eléctricas aéreas de alta tensión.

Los tendidos electrocutan una media de 244 aves rapaces cada año en León
Comentarios