lunes. 15.08.2022

Una tierra de guardianes de la fe

La localidad paramesa ha parido tres obispos en los últimos setenta años, de los que ninguno lo ha sido de una diócesis española, sino de tierras lejanas como Venezuela, Madagascar y Perú
                      A la derecha, Segundo García Fernández en 1955. DL
A la derecha, Segundo García Fernández en 1955. DL

Laguna de Negrillos fue la localidad más poblada de la comarca del Páramo hasta mediados del siglo XX, llegando casi a los 2.500 habitantes en 1960. Aún así no son cifras suficientes como para haber parido tres obispos en los últimos setenta años. Y lo curioso es que ninguno de ellos lo fue de una diócesis española, sino que emprendieron viaje por el mundo para ser guardianes de la fe por tierras tan distintas como Venezuela, Madagascar y el Perú.

Segundo García Fernández nació en Laguna de Negrillos el 4 de noviembre de 1899, aunque emigró con sus padres a Argentina siendo un niño. Allí realizó sus estudios secundarios y eclesiásticos, para después ingresar en la Congregación Salesiana. Fue ordenado sacerdote en 1928, con 28 años. En 1939 fue enviado a Venezuela como director del colegio salesiano de Sarria, en Caracas, donde impulsó escuelas de artes y oficios. En 1950 fue designado por la Santa Sede prefecto apostólico de la misión salesiana del Alto Orinoco. El 7 de mayo 1953 fue nombrado obispo de Olympus (Puerto Ayacucho). Murió en Roma en 1975.

Pocos años después, el 11 de mayo de 1904 nacía en Laguna de Negrillos Ángel Martínez Vivas, religioso trinitario descalzo y primer obispo de la diócesis de Tsiroanomandidy (Madagascar). Con apenas 16 años vistió el hábito trinitario en el santuario mariano de la Bien Aparecida (Cantabria), donde profesó al cumplirse el año. Los votos solemnes los realizó en el convento San Carlino el 23 de octubre de 1925. En Roma, donde también hizo sus estudios de Filosofía y Teología, fue ordenado sacerdote el 3 de julio de 1927. El 13 de noviembre de 1931 tomó en Marsella un barco camino de Magadascar, donde pasaría los restantes cincuenta años de su vida.

Hasta 1949 ejerció de misionero en Miarinarivo. A él le tocó entregar en 1939 la misión trinitaria al primer obispo del lugar, monseñor Ignace Ramarosandratana. Tras la sangrienta revolución independentista en Madagascar, al Santa Sede creó la prefectura apostólico de Tsiroanomandidy, nombrándole prefecto apostólico de la misma en 1949. En 1959 la prefectura fue elevada a diócesis, de la que Ángel Martínez Vivas fue su primer titular. Murió el 23 de julio de 1983 y sus restos descansan en la cripta de la catedral de Tsiroanimandidy.

El último obispo que ha visto nacer Laguna de Negrillos es Miguel Ángel Cadenas Cardo (1965), agustino titular de la diócesis de Iquitos (Perú) desde 2021 y que el pasado domingo recibió un cariñoso homenaje de sus vecinos, grupo de danzas incluido.

Los tres —García, Martínez y Cadenas— han estado marcados por el espíritu misionero.

Una tierra de guardianes de la fe