miércoles 27/10/21

El tomate de Mansilla camina hacia una IGP con el aval de diez años de producción al alza

Los cultivadores creen que tienen un producto de calidad pero denuncian que existe mucha competencia desleal
José Olmo, en una plantación de tomates en Mansilla. RAMIRO

El tomate de Mansilla sigue con un impulso imparable y tiene a tiro convertirse en una nueva figura de calidad dentro del catálogo de productos autóctonos de la provincia de León. La creciente producción de esta hortaliza en la zona de Mansilla de las Mulas se refleja en el aumento exponencial de su producción en los ultimos diez años.

Con estas cifras tan positivas, los productores reclaman la protección del Tomate de Mansilla a través de una Indicación Geográfica Protegida merecida por la gran aceptación del producto y sus expectativas de futuro.

José Olmo, de la Promotora de la IGP del Tomate de Mansilla, comenta como la popularidad de su producto aumenta con el paso de los años. «Cada vez se vende más, a la gente le gusta y es más popular», señala el agricultor, quien también incide en que «hay que tener en cuenta que el mercado ha cambiado ya que antes la gente se acercaba a los mercados tradicionales y ahora no».

Más tomate
La IGP garantizaría que la producción local tuviera mejor posición en el mercado nacional

Este aumento de ventas se ve reflejado en la producción, en constante crecimiento. Actualmente, gracias a la promoción del producto, la cosecha roza las 400 toneladas en toda la rivera, una circunstancia que incentiva aún más las pretensiones de los agricultores para crear una figura protegida del tomate mansillés.

Además de esto, actualmente existen muchas zonas en las que se está implantando el regadío, debido a la mejora de las infraestructuras y canalizaciones, por lo que existe la opción de que el tomate se implante en ellas. A este respecto, Olmo asevera que «hay que tener en cuenta muchos factores para producir tomate, se necesita mucha mano de obra y acarrea costes muy elevados» por lo que asegura que «existe muy poco margen de beneficio y se corre el riesgo de que se encarezca el producto».

La consecución de una figura de calidad aseguraría que la producción de tomate estuviera amparada y se protegiera, algo que daría una garantía de seguridad a sus productores, que denuncian que existen productos que se hacen pasar por tomate mansillés. Olmo recalca que «la denominación serviría para no engañar a nadie, se venden tomates que no son de aquí diciendo que si lo son» y añade que «hay que defender la calidad del producto de nuestra tierra».

Y es que el Tomate de Mansilla presenta unas características concretas respecto a otros tipos de producto más comerciales, porque presenta una forma más achatada y un pico característico en la parte baja del fruto. Además, es más blando al tacto y a la hora de ingerirlo es más suave y de piel muy fina. En cuanto al gusto, tiene un sabor dulce debido a su gran carga de azucares naturales.

Características
Es de forma achatada, blando al tacto, piel muy fina y sabor dulce gracias a sus azúcares naturales

Dentro del mercado, cada vez es más común decantarse por productos de formas esféricas, muy perfeccionadas gracias a procedimientos químicos y alteraciones híbridas. El tomate mansillés presenta una irregularidad de formas que hacen que sea muy reconocible, aunque va en contra de la tendencia comercial. Así bien, los clientes no se fijan en su forma a la hora de decantarse por este fruto. Olmo incide en que «a la gente le gusta, cada vez se vende más porque tiene un buen sabor que es diferente al resto».

Con estas garantías, la promotora de la IGP espera que pronto puedan contar con su figura de calidad, después de estar años reclamándola y aumentando su productividad, para asegurarse de que el producto en el que invierten su tiempo consiga posicionarse en un lugar competitivo en el mercado nacional y se evite que exista tanta «competencia desleal».

El tomate de Mansilla camina hacia una IGP con el aval de diez años de producción al...
Comentarios