jueves 1/10/20
MEMORIA DE LA MINERÍA

La tragedia viva de los 14 de Casetas

Estreno en Sabero del documental del accidente ocurrido hace 60 años. Santa Bárbara ‘bendice’ mañana en el MSM de Sabero el estreno del documental ‘Los 14 de Casetas’, de la leonesa Raquel Rodríguez, sobre la tragedia minera

Apuleyo Rodríguez, Pule, estaba en la cama cuando le fueron a buscar. Era miembro de la Brigada de Salvamento de Casetas. Había salido a las ocho de la mañana de trabajar. Cuando entraron a reconocer la mina con los brigadistas de Hulleras de Sabero sólo pudieron rescatar a algunos compañeros. Los demás estaban muertos.

Si Raquel Rodríguez no le hubiera grabado hace cinco años, la primera vez que se enfrentó a la tragedia de los 14 de Casetas, hoy no contaría con su valioso testimonio. Ya falleció. Ahora su voz se suma al coro de mineros supervivientes, huérfanos, hermanos de los fallecidos, vecinos y la única viuda que, sesenta años después, reconstruyen con sus recuerdos desde el momento de la explosión que estremeció al valle aquel mediodía de junio de 1954 hasta las penurias y la solidaridad que ayudó a salir adelante a las catorce familias golpeadas por la tragedia, sin indemnizaciones y con el sustento perdido.

Doce féretros (dos mineros murieron en el hospital) uno detrás de otro desfilaron por las calles abarrotadas de este pueblo minero que concitó con este luctuoso suceso la mayor aglomeración de gente vista en sus calles.

Delfina, la viuda de Egesipo, el maquinista, oyó la explosión desde su casa de La Ercina, pero no se imaginaba lo que había ocurrido. Venía de un pueblo agrícola y «ese día comprendió lo que era la mina». Su hija, María Edén, tan sólo tenía dos años. Otros estaban en camino y alguno ya trabajaba en la mina. Corría el 10 de junio de 1954. La tragedia dejó 34 huérfanos. Catorce mineros perecieron en uno de los accidentes mineros más graves de la historia. Ocurrió en Las Casetas de Oceja, el barrio que surgió aledaño a las minas de don Esteban Corral en la cuenca de Sabero.

Valentín de la Varga estaba en el seminario mayor de León y por la noche le comunicaron que un hermano había muerto en el siniestro. No le dijeron el nombre. Tenía tres hermanos mineros. Al día siguiente compró el primer periódico de su vida. En la esquela vio el nombre de Ramiro.

Las víctimas tenían entre 21 y 54 años. Sus nombres son: Evaristo Ferreras Díez; Francisco Córdoba García; Ramiro de la Varga García; Jesús Sánchez González; Esteban Fernández de Prado; Leonardo Tascón González; Antonio Félix Rodríguez; Trinitario Rodríguez Sánchez; Roberto Díez Pérez; Egesipo Sánchez Gutiérrez; Cesáreo García González; Nemesio Sánchez; Adolfo Sánchez y Delfín Ríos.

Aquilino Valbuena era entibador en El Peñón y escuchó la explosión dentro de la mina mientras comía el bocadillo. Después de salir se dirigió a la bocamina de La Única para ayudar en el rescate. Máximo Álvarez estaba en el economato. Tenía que entrara la una a domar un buey. Su compañero Ramiro se adelantó y pereció en el accidente, al igual que su cuñado, Delfín. Daniel Tascón, otro de los mineros jóvenes entonces, perdió a su padre, Leonardo...

Y así una historia detrás de otra, salen de las escenas mudas de la memoria de la mina y se convierten en memoria viva de una tragedia que cobra actualidad con el fin de la minería, como apunta el escritor Julio Llamazares. «Ahora que la minería se está terminando la historia de los 14 de Casetas está más viva que nunca», afirma el escritor Julio Llamazares en la introducción del documental.

La joven cineasta, oriunda de La Ercina, leyó con 15 años Escenas de cine mudo, el libro en el que escritor recorre sus años vividos en Olleros de Sabero. «Me encantó y se me ocurrió pedirle que me dejara utilizar algún párrafo. Fue increíble. Desde el principio quiso participar y me ha ayudado muchísimo», resalta la joven cineasta.

Raquel Rodríguez tuvo la primera noticia de la tragedia en el año 2004, cuando los mineros fallecidos fueron homenajeados en el municipio en el 50 aniversario de la tragedia. Después se fue a Burgos a estudiar Comunicación Audiovisual y, en 2009, se propuso hacer un trabajo de memoria. Pronto se dio cuenta de que carecía de «los medios y los conocimientos necesarios» para afrontar el proyecto. A finales del año pasado, el Ayuntamiento de La Ercina le propuso retomar el proyecto con motivo del 60 aniversario. El verano pasado el pueblo vio el documental en primicia en dos sesiones en las que vecinos y foráneos abarrotaron el salón de actos de la casa consistorial.

«Fue emocionante. Ver que la gente de tu tierra te felicita y está contenta es increíble, porque tenía miedo de hacerles daño, no quería reabrir heridas», comenta la directora, que ha contado con el trabajo de un equipo de profesionales (Álvaro González, Mario Alaguero, Mario Calzada, Blanca Casla y Lucía Tamayo) y con la ayuda de expertos en minería como Leoncio García.

Ahora ha incorporado como novedad textos de Escenas de cine mudo y la voz de Julio Llamazares. Mañana, coincidiendo con la fiesta de Santa Bárbara, patrona de los mineros, se estrena Los 14 de Casetas en el Museo de la Siderurgia y la Minería (MSM) de Sabero con la presencia de la directora y muchos protagonistas.

Día: Jueves 4 de diciembre

Lugar: MSM de Sabero

Hora: 18.00

La tragedia viva de los 14 de Casetas