sábado 25.01.2020
Ganadería

La UE declara a la provincia libre de brucelosis bovina oficialmente

u Las pruebas para detectar la enfermedad animal dejan de ser obligatorias a partir de ahora
La brucelosis bovina dejará de ser uno de los dolores de cabeza de los ganaderos. ramiro
La brucelosis bovina dejará de ser uno de los dolores de cabeza de los ganaderos. ramiro

La Unión Europea ha publicado esta semana, en el Diario Oficial, la declaración de forma oficial de la provincia leonesa como libre de brucelosis bovina, tal y como informó ayer la Junta de Castilla y León en un comunicado de prensa. «Este hecho supone un hito sanitario de primer orden y un paso consolidado en la mejora del estatus sanitario de la cabaña ganadera bovina provincial», destacan desde la Administración autonómica.


Este reconocimiento tiene su reflejo directo en el ganadero desde el mismo momento de la publicación ya que en León dejan de ser obligatorias las pruebas de brucelosis para el movimiento pecuario, y durante el año 2020, solo se realizará el saneamiento de brucelosis al 20% de las explotaciones ganaderas. Con la publicación de esta Decisión Europea, la provincia de León se une al estatus ya logrado en Burgos, Soria, Valladolid y Zamora, siendo así, cinco las provincias de la Comunidad donde se ha erradicado oficialmente la enfermedad.

 

Asimismo, en la provincia leonesa, el número de explotaciones positivas a tuberculosis bovina en el periodo 2018 se cifró en 0,3%. Este dato permite que, de acuerdo al Programa Nacional de Erradicación de tuberculosis bovina, se pueda aplicar el protocolo de flexibilización en todas aquellas unidades veterinarias con prevalencia menor del 1%.

 

Esto se traduce en la práctica en que las explotaciones ganaderas que ostenten la máxima calificación sanitaria ante la detección de animales positivos de tuberculosis en un bajo número a la prueba de diagnóstico oficial (hasta un máximo de ocho animales positivos dependiendo del censo de la explotación) no se apliquen restricciones al movimiento de terneros hasta que no se produzca el aislamiento microbiológico de la enfermedad. En esta misma situación se encuentran las provincias de Burgos, Palencia, Segovia, Valladolid y Zamora.

 

Desde la Junta de Castilla y León resaltan que con motivo de esta declaración que quitará uno de los mayores dolores de cabeza de los ganaderos —aunque en la Comunidad no se han detectado casos desde 2014— «por fin se ha podido aplicar en estas provincias el protocolo de flexibilización, ampliamente demandado por los ganaderos, que, de este modo, tienen mayor posibilidad de acceso a todos los cebaderos nacionales».

 

Estatus sanitario

 

La evolución del estatus sanitario de la ganadería bovina en Castilla y León es «muy positiva», según destaca la propia Junta. En tuberculosis bovina se ha pasado prácticamente en diez años de tener pruebas positivas a la enfermedad en el 4,16% de las explotaciones a tener solo el 1,43%. Únicamente Ávila, Salamanca y Soria tiene una situación superior al 1%, entre el 1,8% y el 2,5%. Este estatus sanitario, fruto del trabajo de los ganaderos y los servicios veterinarios oficiales, permite que el 98,6% de nuestras explotaciones de vacuno puedan mover libremente sus animales dentro y fuera de la Comunidad autónoma y exportar, no solo en el entorno europeo, sino también a países fuera de la Unión Europea.

La UE declara a la provincia libre de brucelosis bovina oficialmente