jueves 27.02.2020
Patrimonio

Una joya que perdura en el tiempo

La localidad cepedana conmemora este domingo, 3 de noviembre, los cien años de la inauguración de su puente de hierro con un acto sobre el mismo en el que descubrirán una placa en recuerdo de la efeméride
El puente salva ahora el río Argañoso en el área recreativa de la localidad, tras años de servicio en la carretera de Pandorado. A. Valencia
El puente salva ahora el río Argañoso en el área recreativa de la localidad, tras años de servicio en la carretera de Pandorado. A. Valencia

El puente de hierro de Sopeña de Carneros, también llamado por algunos como puente de la Cepeda, o más conocido por los lugareños más mayores de la localidad como el puente nuevo —puesto que antes que esta plataforma ya existía otro puente— ‘soplará’ este domingo, 3 de noviembre, cien velas.

La construcción del viaducto, que se inició en diciembre de 1910, fue consecuencia del proyecto de la nueva carretera de tercer orden de Astorga a Pandorado por Riello (actual LE-451) y que por las estribaciones de Peña Ubiña y Babia, tenía salida hacia Asturias. El proyecto del puente es obra del ingeniero Ángel Joaquín Abreu, quien para su creación utilizó el sistema ideado por Eiffel que por aquel entonces estaba de moda. No obstante, su construcción se demoró bastante en el tiempo, ya que su finalización no se produjo hasta el 3 de noviembre de 1919, fecha cuando fue inaugurado y cuando se abre a la circulación.

El puente diseñado por Abreu era un viaducto metálico que salvaba el cauce del río Tuerto a su paso por Sopeña de Carneros, a base de laminados de acero del tipo bow-string y celosía Warren. Sin embargo, con el paso del tiempo, se requirió la necesidad de ensanchar la carretera provincial LE-451 a su paso por dicha población y se decidió quitar el puente para sustituirlo por otro moderno de hormigón armado.

En ese momento, la intención por parte de las administraciones públicas implicadas era la de eliminar el puente, sin embargo, dicho hecho supuso la movilización de la sociedad local, la cual presionó a rectificar y como resultado consiguió rescatar uno de los puentes más destacados de la provincia de León.

La solución final llegó por el 2008, cuando se procedió a su desmontaje y posterior ubicación en otro punto, concretamente sobre el río Argañoso donde el puente de hierro luce su encanto hasta la fecha como pasarela peatonal justo a la lado de la playa fluvial.

Unos cien años de historia que cumplirá el puente de hierro este domingo y que no quieren dejar pasar por alto desde el Ayuntamiento de Villaobispo de Otero —al que pertenece Sopeña de Carneros—. Para ello, celebrarán un pequeño acto a partir de las 12.00 horas en el viaducto que tendrá como colofón el descubrimiento de una placa conmemorativa en recuerdo del centenario.

La alcaldesa del municipio, María Teresa García López, asegura que «tenemos una joya y queremos ponerla en valor porque es una infraestructura con una gran belleza». De hecho, afirma que «es uno de los mayores reclamos turísticos de la localidad».

Un viaje del pasado al futuro

El acto conmemorativo que se celebrará el domingo sobre el puente de hierro, continuará a las 12.30 horas en la escuela de Sopeña de Carneros con la inauguración de una exposición fotográfica sobre el viaducto de más de medio centenar de imágenes desde sus orígenes hasta la actualidad. Un viaje del pasado al futuro a través de distintas fotográficas en la que los asistentes podrán ver la imagen más antigua del puente de hierro, que en concreto es del día de su inauguración, el 3 de noviembre de 1919, donde aparece el poeta Leopoldo Panero con tan sólo diez años. Asimismo, hay otra gran variedad de fotografías en las que se puede ver el paso del tiempo, pudiendo observar la circulación de vehículos sobre el puente; así como el desmontaje de la plataforma y los trabajos para instalarlo en su ubicación actual.

Puente_8893_17351399_med

Un viaducto desmantelado y erguido con su estado original en tan sólo tres años

Tres años, algunas discrepancias y mucho empeño, resumen la historia de rehabilitación del puente de hierro de Sopeña de Carneros. El viaducto, a día de hoy pasarela peatonal sobre el río Argañoso, permaneció desmantelado y fragmentado desde el 2008 hasta el 2011 junto a su ubicación original en la carretera de Pandorado (LE- 451) a su paso por la localidad cepedana. El ensanche de la vía propició buscar al puente de hierro un nuevo emplazamiento, a unos 100 metros de donde se colocó originalmente hace cien años sobre el río Tuerto. Una solución vista como «la más razonable» para que el viaducto no fuese eliminado.

Una joya que perdura en el tiempo