jueves. 02.02.2023
El propietario confirma contactos para su posible reapertura, pero dice que aún no hay acuerdo

El único cine de la ciudad cierra tras más de setenta años de servicio

El Velasco proyectaba películas desde la década de los treinta pero abrió como teatro en 1911
El único cine de Astorga, el Velasco, cerró ayer noche sus puertas con la proyección de la película El perfume después de más de setenta años en funcionamiento y de haber abierto al público en 1911 como teatro. El actual propietario, Vicente Lorenzo, aludió a dificultades económicas en su mantenimiento y a motivos de rentabilidad para explicar esta decisión, y adelantó que ya ha iniciado contactos con empresarios que estarían interesados en reabrirlo, pero que, por el momento, no hay decisión en firme. La capital maragata llegó a contar con media docena de salas que fueron cerrando de modo paulatino. «Influyó la llegada primero de la televisión y después del vídeo. Ahora la piratería y la existencia de más opciones de ocio no ayudan a la supervivencia de los cines», apuntó ayer Lorenzo. Heredero de un negocio que funciona como cine desde la década de los años treinta y que asumió su padre, Leopoldo Lorenzo, en 1964, el actual dueño indicó que el cierre del Velasco «es una decisión sin vuelta atrás» por su parte. No obstante, Lorenzo se mostró dispuesto a negociar con los posibles interesados en alquilar o adquirir el local para continuar con los usos que éste tuvo hasta hoy. En este sentido, señaló: «Si el cine es cultura, sería interesante, de cara a posibles propietarios futuros, que el Ayuntamiento se implicara en su mantenimiento. a través de algún tipo de subvención, ya que el consistorio ha colaborado con el Velasco, con el certamen de cortos o los ciclos de cine, pero no es suficiente», dijo. No perder este servicio El propietario expresó su deseo de que las instalaciones puedan funcionar como cine en el futuro, y consideró importante que la ciudad no pierda este servicio. En este sentido, Lorenzo estimó que la población local ha mostrado su interés por este arte en actividades como las antes mencionadas. Sin embargo, se mostró partidario de darle otro uso a las dependencias en caso de que no fructifique la posibilidad de que otros empresarios retomen esta actividad. «Cuanto más tiempo permanezca cerrado más difícil es que el cine pueda reabrir», apuntó ayer el dueño que consideró, no obstante, que «el local no puede quedarse sin uso, hay que darle salida». Lorenzo mostró su tristeza por la decisión e indicó: «Tenía que haber cerrado hace años, si no lo hice fue por el cariño que le tengo a este proyecto».

El único cine de la ciudad cierra tras más de setenta años de servicio
Comentarios