jueves 22/10/20
Denominación de Origen

El verano frena la caída de ventas de vinos de León por la crisis

El Consejo Regulador destaca el efecto de las campañas en favor del consumo de proximidad
La máquinas de Gordonzello, primera bodega en afrontar de forma generalizada la vendimia. DL

El verano actuó como bálsamo ante la desastrosa caída de las ventas de vinos en la primera mitad del año de la Denominación de Origen León.

La declaración del estado de alarma a mediados de marzo que se alargó hasta el verano, llevándose por delante acontecimientos tan importantes de consumo como Semana Santa, fiestas de León, ferias de la capital y Valencia de Don Juan y actividades promocionales previstas como Blancomántico y Rosado y Picudo, además de mantener cerrados los bares y restaurantes, supuso una caída de las ventas de vinos blancos y rosados de un 50% respeto a años anteriores.

Pero la tendencia experimentó un giro positivo en los meses de verano (julio y agosto), en los que las cifras de venta se mantuvieron muy cercanas a las de ejercicios anteriores. Aún así, según informó el director técnico de la DO León, Alejandro González, en el cómputo global del año se han vendido entre 250.000 y 300.000 litros menos.

En estos momentos quedan en las bodegas 600.000 litros de vino, cuando en condiciones normales deberían ser unos 300.000.

Las ventas del verano suponen «un dato muy positivo», asegura González. Desde el Consejo Regulador de la DO León achacan este cambio de tendencia al «efecto de las campañas realizadas por nosotros mismos, las administraciones públicas y otras instituciones para fomentar el consumo de productos de proximidad. Ese mensaje parece estar calando en la sociedad», afirma el presidente del consejo, Rafael Blanco. Otras de las razones que pueden explicar esta buena evolución durante la temporada estival está en el aumento de visitantes en el medio rural en estos meses y también en una pequeña recuperación en los lineales de las principales cadenas de áreas comerciales.

800.000 kilos ya vendimiados

Por lo demás, la vendimia en la DO León avanza con normalidad en un año con mucha uva en los viñedos marcado por la incertidumbre de la evolución de la pandemia del coronavirus, que afectará directamente al mercado. La vendimia comenzó el 7 de septiembre a cargo de la bodega Vile-La Finca (Valdevimbre). Esa misma noche arrancó también la bodega Gordonzello (Gordoncillo) y poco a poco se van sumando otras de sur a norte. Hasta la fecha, en apenas diez días, ya se han recogido 800.000 kilos de uva. La variedad Albarín ya está prácticamente toda vendimiada y se ha comenzado a recoger también la Prieto Picudo para vinos rosados. Las lluvias de estos días pueden ralentizar un poco el proceso.

El verano frena la caída de ventas de vinos de León por la crisis