lunes. 04.07.2022

La calificación de la añada 2021, que se celebró en el claustro de la Colegiata de San Isidoro, contó con un comité integrado por directores técnicos de otras denominaciones de origen, sumilleres, hosteleros, reconocidos chefs, periodistas especializados y representantes del sector vinícola.

Los vinos de la cosecha 2021 vuelven a destacar por la altísima calidad y frescura de los blancos elaborados con uva Albarín, en los que los aromas tropicales conviven en armonía con los cítricos, tan característicos de esta variedad, con un gran equilibrio entre el grado alcohólico y la acidez. Lo mismo ocurre con los rosados que se presentaron a la cata de la añada, con homogeneidad de color y un excelente momento de evolución, conservando toda la frescura, intensidad y personalidad de la Prieto Picudo. Vuelve a destacar la calidad de los tintos, confirmando la evolución que están alcanzando estas elaboraciones con vinos extremadamente frutales en nariz que expresan a la perfección el potencial de esta variedad. Luis Buitrón, profesional del sector y presidente de la Federación Española de Asociaciones de Enólogos, destacó que «lo importante al valorar una variedad es asociarla al terruño, por lo que la DO y el Albarín, una variedad única, tienen que caminar a la par para ir por el mundo adelante». Pablo Franco, director técnico de la DO Rioja, aseguró que «esta vendimia nos ha dado rosados muy vivos, muy frescos y con una intensidad de color muy buena, y manteniendo su personalidad, aunque con ciertas notas de modernidad». Por último el periodista Javier Pérez Andrés, dijo que «la Prieto Picudo es una gran variedad tinta que puede escalar perfectamente las cotas organolépticas de cualquier otra variedad».

Vinos muy vivos y con personalidad
Comentarios