lunes 16/5/22

Nestos días tenemos fiestas a esgaya por tola xeografía popular. La Virxe de las Nieves, San L.lorienzu, San Roque, Nuesa Señora de Carrasconte ya d’outros sitios… Yía’l momentu de más celebración coleutiva, cuando bril.lan polos pueblos los bail.les, las procesiones ya las romerías…

A mí traime alcordanzas especiales Roque, aquel santu francés, concretamente occitanu, que sanóu a muitos enfermos ya terminóu siendo un pelegrín que, xunto al sou perru, protexe a la xente de las andancias.

Tolos de Palacios del Sil ya, especialmente, los de la Plaza del Concechu, alcordarémonos siempres de la bendición del pan de San Roque, un pan máxicu ya santu. Un pan que nun s’acaronxa ya que trai pa la casa la seguranza del futuru. La mia vecina ya amiga Queca, la xente de la mia familia ya outros más víamos dende la escalera de piedra la celebración de «la caridá», xunto a la techa, al pía de la ilesia. Repartíase’l pan, primeiru pa los foresteiros ya depués pa la xente del pueblu.

Recitábase la oración de San Roque: «Roque, tu que nos l.libraste de la peste…» Recochía depués cada familia’l sou pan ya ¡pa casa al gran banquete de la familia ya los invitaos!

Queda pa siempres na memoria esta imaxe: el perru l.lambiendo la chaga de Roque. Pero más al.lá de la creencia relixosa, tous tenemos una imaxe que marca la nuesa identidá. Ya las fiestas de los santos del nuesu pueblu o del nuesu barriu son los escalones polos que xubimos la escalera infinita del tiempu, el molín que nun termina enxamás de dar vueltas.

El pan de san Roque
Comentarios