miércoles. 08.02.2023
FERNANDO HIDALGO | texto El 2004 todo un año olímpico y de Eurocopa, comenzará con un agujero emocional irrellenable. Con la crueldad que el fútbol tiene a veces para sus hijos, Donato alcanzó el final de un camino que muchos llegamos a soñar eterno. Sin homenajes, sin el esplendor que se merecía quien durante dos décadas fue paradigma del buen deportista, el gran abuelo, ha quedado fuera de la convocatoria del fútbol. El hispano-brasileño-gallego nunca fue una figura de relumbrón. Pero su adiós pasará a ser uno de los legados más significativos que nos dejará el 2003. Con él se nos va el pin del primer título de Liga de Galicia, el hombre que con una sonrisa gigante festejaba el gol más importante de la historia del Deportivo. Pero Donato ha sido mucho más que un gol. Su marcha es decir adiós al futbolista profesional y vocacional, en unos tiempos en los que la grandeza de los jugadores se mide por su repercusión mediática. Por eso, el 2003 llora más por la marcha de Donato que ríe por la llegada a España de Beckham. Pero cada año tiene un héroe. El del que se va fue Molina. Regresó triunfante de su terrible partido contra el cáncer. Por eso, verle parar un disparo tras otro en el Bernabéu fue conmovedor. En Vigo, por fin, salió el autobús. Conducido por Lotina, el equipo celeste logró por primera vez clasificarse para la Liga de Campeones. Galicia, ahí es nada, contó y cuenta porque todavía siguen adelante, con dos representantes en el mejor torneo de clubes del mundo. Pero no sólo el fútbol dio alegrías al deporte gallego. Con los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, después de comprobar los resultados del 2003, podemos decir que Galicia acudirá a Atenas con las mejores opciones de la historia en una competición olímpica. Iván Raña fue campeón de Europa y subcampeón del mundo de triatlón, Javier Gómez Noya venció en el mundial sub-23. En piragüismo, los gallegos obtuvieron siete medallas en el Mundial de Atlanta, con mención especial para las cinco de Teresa Portela. Y en baloncesto, un gallego, Moncho López, llevó a la selección a la medalla de plata en el Europeo. Igualmente, Vicente Rodríguez, Cholas, logró el bronce en la categoría femenina. Todo alegrías en un año en el que, además, emergió con fuerza la figura de Fernando Alonso, como sucesor de Schumacher en la Fórmula uno, en el que Lance Armstrong venció sun quinto tour y ya iguala a los grandes, y en el que Ferrero llegó a ser número uno del tenis mundial. 1397124194

Con la mente puesta en Atenas DEPORTES
Comentarios