miércoles. 17.08.2022
SALUD

Las barreras necesarias

Las infecciones de transmisión sexual crecen en León. Destaca el aumento de sífilis. Hasta noviembre se han notificado 12 casos, tres más que en todo todo el año 2016..

LEÓN

Las enfermedades de transmisión sexual aumentan. Las prácticas de riesgo, sin protección, incrementan las infecciones. La sífilis es la infección que más crece entre los leoneses, una enfermedad que puede causar complicaciones graves a largo plazo si no se trata a tiempo. Así lo reflejan los datos estadísticos del servicio de Epidemiología de la Delegación Provincial de la Junta de Castilla y León.

El Ministerio de Sanidad acaba de lanzar la nueva campaña ‘#tudecidesloquecompartes’ que insta a los jóvenes a utilizar el preservativo. La Junta de Castilla y León comporte en su página web la información de esta campaña, pero los expertos alertan de la ausencia de protocolos de información sexual en las comunidades autónomas.

La Federación Estatal de Planificación Familiar destapa en su último informe del 2016 que el gobierno autonómico de Castilla y León no ha adaptado su normativa a la Ley de Salud Sexual y Reproducción y de Interrupción Voluntaria de Embarazo. La formación sexual es imprescindible, dice el informe, no sólo para evitar embarazos no deseados, sino para reducir las tasas de contagios de enfermedades sexuales.

El aumento de contagios de enfermedades sexuales sin protección demuestran la necesidad de afrontar el problema con políticas activas y comprometidas de información sexual a los jóvenes.

Los mensajes son poco eficaces. «Cinco millones de mujeres en edad fértil no han recibido nunca una formación específica en los últimos cinco años», explicaba a este periódico la ginecóloga Concepción Martín, miembro del equipo que elaboró la Encuesta Nacional de Salud Sexual. Los especialistas piden campañas, formación de profesionales, consejo asistido e igualdad.

En la provincia de León aumentan los contagios de todas las infecciones de transmisión sexual, según las estadísticas del Servicio de Epidemiología relativos a los años 2016 y hasta el mes de septiembre de 2017. Las infecciones gonocócicas, la infección por Chlamydias, el VIH, la sífilis y el capítulo de ‘otras’ suman afectados. Desde el Ministerio de Sanidad hasta los responsables sanitarios de los gobiernos autonómicos atribuyen la mayor incidencia a la relación de las medidas de prevención.

Existen decenas de enfermedades de transmisión sexual originadas por virus, hongos, bacterias o parásitos. Piojos, ladillas, sarna, hepatitis son sólo parte de los contagios que se producen de manera directa en las relaciones sexuales sin no utilizan métodos de barrera como protección.

Infección gonocócica

Conocida como gonorrea. En el año 2015 se notificaron 14 casos en León y en lo que va de año ya se han confirmado 9 casos, uno más que en todo 2016. El 85% de las personas afectadas son hombres entre los 20 y los 29 años. En la Comunidad, la provincia que más casos notificó fue Valladolid, aunque Salamanca presentó una tasa más elevada en el año 2015. La enfermedad sigue, según las estadísticas de la Consejería de Sanidad, una tendencia ascendente desde el año 2000. Se puede contraer por contacto con la boca, la vagina, el pene o el ano. La bacteria es altamente contagiosa y se encuentra en las mucosas. El uso de preservativos durante las relaciones sexuales evita el contagio. Ante cualquier síntoma como ardor o picor al orinar hay que acudir al médico para que establezca el diagnóstico y el tratamiento más adecuado y así evitar más complicaciones y posibles contagios.

Chlamydias

A falta de terminar las estadísticas epidemiológicas de este año, la infección por chlamydias es la única que ha bajado en León, aunque los casos declarados son poco significativos. En 2016 se detectaron dos contagios y en lo que va de año se ha contabilizado uno. El mayor número de contagios se produce en la población que tiene entre los 24 y los 34 años. Las provincias más afectadas en el año 2015, últimos datos disponibles en la Consejería de Sanidad, fueron Salamanca y Valladolid. Se contagia por contacto sexual sin protección o de la madre infectada al bebé durante el parto. Los síntomas más frecuentes son el dolor en las relaciones sexuales, ardor al orinar, secrección del pene e inflamación de los testículos. Para prevenir el contagio lo más seguro es utilizar preservativos en las relaciones sexuales y desinfectar bien los juguetes sexuales, si se utilizan. Ante cualquier sospecha es necesario acudir al médico.

VIH

Hasta septiembre de 2017 se han producido en la provincia de León once nuevos casos de infección por VIH, uno más que en todo el año 2016. Las nuevas infecciones son más frecuentes en hombres que en mujeres y el grupo de edad más afectado fue el de 25 a 29 años, según el mismo informe de la Consejería de Sanidad. Valladolid fue la provincia que más casos notificó en 2015, con veinte positivos. En ese mismo periodo León sumó 15 casos. El virus del sida se contagia a través del semen, la sangre, la leche materna y las secreciones vaginales. Se propaga si se tienen relaciones sexuales sin preservativo. Los síntomas son la pérdida brusca de peso, fiebre y sudoración nocturna, diarrea crónica y fatiga, principalmente.

Es la más letal de todas las que existen. Este virus destruye la capacidad del cuerpo para defenderse de las infecciones. No existe un tratamiento curativo para el sida, pero hay medicamentos que pueden tenerlo bajo control y hacer más lento su progreso. El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (Sida) ha descendido en España.

Sífilis

La sífilis es la que más crece. De los nueve casos del año 2016 a los 12 hasta septiembre de esta año. La sífilis está producida por el treponema pallidum, una bacteria que permanece de manera latente en el organismo de la persona infectada. Su contagio ocurre a través de una lesión existente en una persona infectada que puede pasar desapercibida. Los síntomas dependen del estadio en el que se encuentre la enfermedad, pero en general pueden ser una lesión cutánea redondeada, firme e indolora (chancro sifílico), eritema generalizado, fiebre, malestar general, lesiones a nivel oral y genital, dolor muscular y adenopatías. Si no se trata al cabo de 15-30 años puede producir afectación multiorgánica, demencia y finalmente, la muerte.

«Debe tenerse mucho cuidado con la sífilis ya que el preservativo únicamente protege de las lesiones localizadas a ese nivel», explica la ginecóloga leonesa Marisa Alija. Se diagnostica mediante un análisis sanguíneo y, en caso de estar infectado, es importante tratar a todas las parejas sexuales. El tratamiento consiste en un antibiótico, penicilina, que es muy eficaz.

Las barreras necesarias
Comentarios