martes. 28.06.2022
                      Presentación de la memoria de la Asociación Leonesa de Caridad, ayer en la casa de la Plaza de Puerta Obispo. FERNANDO OTERO
Presentación de la memoria de la Asociación Leonesa de Caridad, ayer en la casa de la Plaza de Puerta Obispo. FERNANDO OTERO

El incremento de las subvenciones oficiales, los donativos en especies y de los patrocinadores, principalmente, han incrementado los ingresos de la Asociación Leonesa de Caridad en un 52,59% respecto al año 2020. Los 606.518,26 euros de ingresos registrados, 209.032 euros más que el año anterior, permitieron a la entidad, que es independiente de Cáritas, atender a 600 usuarios en un año—cien menos que el año anterior—, pero incrementar 826 servicios hasta los 86.391.

El administrador de la entidad puntualizó que en el año 2021 habían ingresado una partida de unos 50.000 euros procedente de una herencia que de inversión ya que estuvo destinado íntegramente a renovar y mejorar las instalaciones de comedor, lavandería y duchas. Las cuentas reflejan un superávit de 62.242,59 euros «que destinaremos a cuadrar el déficit que hemos tenido otros años», explicó el presidente Félix Llorente en la presentación de las cuentas.

Las personas que llaman a la puerta de la Asociación Leonesa de Caridad reciben desayuno, comida, cena, servicio de lavandería de ropa, higiene personal, peluquería, acogida, atención directa y ayuda para arreglar los papeles. La hermana Sor Esther, directora de la casa, que está atendida por siete Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, cree que la disminución de usuarios y el aumento de los servicios «se debe a que con la pandemia ha habido menos movilidad, pero las personas que se han quedado han recurrido más la asociación».

El presidente de la asociación, Félix Llorente, destacó los cuatro pilares en los que se sustenta la asociación como son la junta directiva, las Hijas de la Caridad, el voluntariado y los donantes y simpatizantes. «El pan no es un artículo de lujo», dijo en la rueda de prensa para presentar la memoria de actividad. Recordó los 116 años de trabajo de la asociación en León y recordó las palabras de Pio Baroja: «Llenos de dolor y vacíos de esperanza».

El comedor abre los 365 días del año. De los 600 usuarios atendidos en 2021, 511 fueron hombres y 333 con una edad comprendida entre los 39 y los 58 años. 495 no cobraban ningún tipo de prestación. «Cobramos un euro simbólico diario, desde el desayuno hasta la cena y todos los servicios de higiene personas y lavandería. Es una manera de que colaboren con la asociación y sientan que pagan los servicios que reciben».

El coste diario del mantenimiento del comedor de caridad fue de 1.491,16 euros y en sus mesas se sientan un centenar de personas diarias. El año pasado se facilitaron 19.114 desayunos, 35.191 comidas, 2.033 meriendas y 30.053 cenas.

La asociación cuenta con ochenta personas voluntarias que colaboran en algunos de los servicios. «Sin ellos sería inviable el comedor», destaca Sor Esther. El servicio que más voluntariado tiene es el comedor, pero también son necesarios en la recogida de alimentos y portería, entre otros. «También tenemos los fines de semana personas que han cometido un delito y realizan un servicio a la comunidad».

Casa de Acogida

La asociación gestiona un centro de acogida para mujeres de víctimas de violencia de género en el la casa de Puerta Obispo, detrás de la Catedral, que está en funcionamiento desde el año 1987 y que forma parte de una red de centros de acogida de la Junta de Castilla y León. En 2021 se atendieron a seis mujeres y siete menores. «El tiempo medio de estancia es de un año y la pandemia nos ha exigido una dedicación mayor. En cada habitación se ha instalado un televisor por los días de confinamiento y ahora se está preparando un presupuesto para una reparación integral de la vivienda».

El convenio con el Ayuntamiento cubre a las personas que tienen reconocida la prestación de dependencia y son derivadas por los Ceas previo informe y contacto con la trabajadora social. El año pasado se atendieron a cinco familias con 24 miembros. «Cada quince días se les reparte alimentos perecederos y no perecederos».

Un 52% más de ingresos y más servicios en la casa de caridad
Comentarios