sábado. 04.02.2023

El activista de Greenpeace detenido afirma que «tratan de humillarnos»

El director de la oenegé en España, Juan López de Uralde, muestra su indignación por las «duras y desproporcionadas» condiciones que padece en la cárcel
La esposa del activista, Koro Castellano, en una acción frente a la embajada de Dinamarca.

«Tratan de humillarnos y rompernos». Diecinueve días después de ser encarcelado, el director ejecutivo de Greenpeace España, Juan López de Uralde, recibió a media mañana de ayer la primera visita de sus familiares en la cárcel, a quienes transmitió esta sensación. Su mujer, Koro Castellano, y uno de sus hermanos, Íñigo, se reunieron con Uralde en la prisión danesa de Vestre Faengsel, donde permanecerá en prisión preventiva hasta mañana, cuando se celebrará la vista judicial.

Según informó Greenpeace, la visita, que duró cerca de una hora, tuvo lugar bajo «altas medidas de seguridad», con la presencia de un policía y una traductora de español. En el primer contacto directo de Uralde con su familia también estuvo presente el cónsul español en Copenhague. En el encuentro sólo han podido hablar de «temas personales», ya que los relacionados con el caso, incluso las referencias a la cobertura mediática del caso en España, «estaban vetados». La traductora era la encargada de que se cumpliera la prohibición.

Los familiares encontraron a Uralde «más delgado de lo habitual» y les mostró su «indignación con la situación, aunque está tranquilo». Así, relató a sus familiares las «condiciones duras y desproporcionadas» por las que les han hecho pasar, desde su llegada a la prisión, en la que permanecieron, junto a otros 60 detenidos, durante 24 horas en una estancia con tan sólo unas colchonetas en el suelo y una cámara de seguridad en el techo.

Junto a Uralde, también fueron encarcelados otros tres activistas de la organización ecologista: Nora Christiansen, de Noruega; Christian Schmutz, de Suiza; y Joris Thijssen, de Holanda.

Los cuatro activistas han permanecido en un régimen especial de aislamiento. De los miles de mensajes de apoyo enviados desde todo el mundo, sólo les han llegado unas decenas de cartas del día 21 de diciembre.

En repetidas ocasiones, Uralde ha tenido que desnudarse para los registros.

En función de lo que ocurra en la vista judicial del día 7, Greenpeace marcará la estrategia a seguir en las próximas semanas.

El activista de Greenpeace detenido afirma que «tratan de humillarnos»
Comentarios