sábado. 28.01.2023

Ahorramas retira sus hamburguesas tras hallar la OCU carne de caballo

Eroski, la otra empresa afectada, mantiene el producto en sus establecimientos.

La empresa Ahorramas retiró ayer de los supermercados las hamburguesas de su marca blanca, Alipende, después de que la organización de consumidores OCU denunciara que en ellas había encontrado carne de caballo. También en las hamburguesas Eroski halló la OCU restos equinos, pero la firma vasca decidió mantener el producto en sus establecimientos y emitió una nota en la que resaltaba que «las hamburguesas Eroski Basic no presentan ningún riesgo para la salud», pues aluden que la presencia de ADN equino se debe a que «la materia prima de vacuno ha podido estar en contacto con equino durante el proceso de fabricación».

La OCU analizó 20 marcas de carne que se venden en España. Aunque en su investigación inicial no estaban previstas las pruebas de ADN, el descubrimiento de restos equinos en hamburguesas vendidas en Irlanda llevó a la entidad a realizar estas averiguaciones también en las españolas. El resultado fue positivo en los casos de Alipende y Eroski.

La asociación de usuarios reconoce que la presencia de restos equinos, siempre en pequeñas cantidades en las muestras analizadas, «no representa un problema de seguridad alimentaria» pero sí «un engaño». «Existe un fraude en el etiquetado porque el consumidor se está llevando a casa algo que no es», denuncia Ileana Izverniceanu, portavoz de la OCU. «Fallan los controles alimentarios y en esta crisis, el que está sufriendo es el cliente. Tanto ajustar los precios, la calidad se está resistiendo», agrega Izverniceanu.

La aparición de carne equina no es el único defecto que encuentra la OCU en las hamburguesas analizadas. En 16 de las 20, los técnicos del laboratorio encontraron sulfitos, un producto que «en cantidades altas», destacan, «puede ocasionar vómitos, dolores abdominales y, en personas con alergia, dolores de cabeza y náuseas». Los índices de otros parámetros estudiados, como la grasa, el aporte calórico o la sal, son muy altos, asevera la asociación de consumidores, que también critica la falta de transparencia en el etiquetado. Finalmente, los cocineros que examinaron las hamburguesas concluyen que encontraron trozos duros de tendones y trozos de huesos, estaban secas o se curvaban. En líneas generales, según Eroski, la calidad de las hamburguesas es pobre, su etiquetado es defectuoso y los fabricantes abusan de productos artificiales. De las 20 analizadas, solo cinco aprueban.

Ahorramas retira sus hamburguesas tras hallar la OCU carne de caballo
Comentarios