jueves 17.10.2019
TORNEO DE VIDEOJUEGOS

Aspirantes a challenger

Doce equipos, un centenar de personas en competición en el segundo certamen e-sport. Los jugadores aspiran a ser challenger. Espacio Vías se convirtió ayer en un campo de batalla virtual de los juegos League of Legends y Fortnite. En el terreno de juego no hubo heridos, salvo en el amor propio
Pablo González, Top 7 de Europa en K-D, y Álvaro Fernández del Amo (MND-Álvaro710), maestro en League of Legends. FERNANDO OTERO
Pablo González, Top 7 de Europa en K-D, y Álvaro Fernández del Amo (MND-Álvaro710), maestro en League of Legends. FERNANDO OTERO

En Espacio Vías se libraron ayer varias batallas a muerte, pero no se derramó ni una gota de sangre ni nadie salió herido, salvo en el amor propio. «Nos han humillado», decía con sorna Nerea González después de que su equipo quedara eliminado tras la primera partida. Nerea tiene 15 años y compitió en el II Torneo Ciudad de León de League of Legends organizado por Pro Game School en colaboración con la Concejalía de la Juventud del Ayuntamiento de León y el Cyber Havell.


El centenar de participantes en el torneo aspiran a llegar al rango de challenger, la máxima categoría de competición del videojuego. Nerea es bronce. Ya ha superado el primer rango, el de hierro, pero le queda un largo recorrido para saltar plata, oro, platino, diamante, maestro, gran maestro y alcanzar la categoría de challenger. Etapas que ya ha superado el leonés Álvaro Fernández del Amo, que tiene 16 años y ya es maestro.

 

Álvaro está entre los 1.500 mejores jugadores del LOL (League of Legends) en Europa. «Desde mi casa jugué con gente de toda Europa. Estar en el rango de maestro es un nivel bastante alto. A partir de diamante tienes opción de entrar en un equipo de nivel y empezar a ganar dinero, aunque muy poco». Álvaro está en el club leonés Manadrain, que exige a sus miembros no sólo un alto nivel de práctica en el juego sino un expediente académico brillante. «Si no sacamos buenas notas nos expulsan». Es una manera de fomentar la responsabilidad de los jóvenes jugadores para que no descuiden sus estudios. Álvaro empieza este año primero de Bachillerato y llega con una nota de un 8,4 en cuarto de la ESO.

 

En el mismo club está Pablo González González, que tiene 15 años. Entró este verano. Pablo es un experto en el juego Fortnite. Ha llegado al Top 7 en Europa en K-D, juego que practica desde hace dos años. Ha prometido a su padre que este próximo curso sacará un 9 de media. «Si te puedo contar un secreto te diré que él me ha dicho que si saco esa nota me comprará una moto».

 

Un fallo en la conexión en Espacio Vías retrasó las competiciones en el juego Fortnite. Las primeras partidas de la mañana bloquearon la IP y el resto de las competiciones se tuvieron que aplazar a la tarde, después de que la organización conectara con sus propios aparatos. Victor García, de Pro Gamer School, es el responsable de las actividades extraescolares a las que asisten medio centenar de alumnos en León. «Hasta ahora exigíamos que los participantes tuvieran 13 años, pero lo vamos a bajar a 10 porque los padres nos lo están pidiendo. Cada vez hay más afición, pero necesitamos animar a la chicas, que todavía son minoría».

 

Más veterano es Iván Medina López, que tiene 37 años. Su nik de juego es Ysendur. Su profesión es de operador técnico en Comdata Group. «Tuve mi primer videojuego en mi primera comunión, era la época de las consolas y jugaba al futbol con dos palitos en la pantalla. Desde hace año y medio juego a LOL. Me relaja, me ayuda a desconectar y olvidarme de las inquietudes diarias. Juego por la noche cuando ya está todo hecho y dedico como mínimo 45 minutos, que es lo que dura una partida. A veces juego tres o cuatro los fines de semana».

 

A la inauguración asistió la concejala de Juventud, Vera López, que anunció que fomentará el asociacionismo juvenil para impulsar Espacio Vías.

Aspirantes a challenger