sábado. 04.02.2023
El año pasado se consumieron en España 1.400 millones de cigarrillos menos que en el 2005

Seis de cada diez ciudadanos piden que se prohíba fumar en los bares

El 76% de los españoles adultos no fuman, aunque el 18% sí lo hizo en el pasado
El Comite Nacional para la Prevencion del Tabaquismo (CNPT), formado por unas cincuenta sociedades medicas y científicas, presento ayer su primera encuesta sobre el hábito de fumar desde que entrase en vigor, hace ya un ano, la ley que limita el consumo de tabaco. Una de las primeras conclusiones es que el 68% de los 2.513 españoles consultados está de acuerdo con la nueva normativa y que un 60% va mas allá y cree que es mejor que no se permita fumar en los restaurantes. Por todo ello, la CNPT pedirá al Parlamento que extienda la prohibición de fumar en bares, restaurantes o discotecas, y siga los pasos de un número creciente de países europeos. También solicitará a todos los partidos políticos que incluyan esta medida en su programa electoral, tal y como explicó ayer el portavoz de la entidad, Rodrigo Córdoba. En cuanto a la encuesta en sí, arrojó otros datos muy interesantes: Se fuma menos Unas 600.000 personas dejaron el hábito y se cifra en 1.400 millones el número de cigarrillos que no se fumaron en el 2006, el año con menos consumo de tabaco de las últimas dos décadas. De hecho, el 76% de los mayores de edad no fuman, aunque un 18% sí lo hacía antes. Quiénes lo hacen Fuman más hombres y en mayor cantidad. Del total de fumadores, el 60% supera los diez cigarrillos al día; cuanto más fuman, más claro tienen que quieren dejar el hábito. El nivel académico influye no sólo en el número de pitillos diarios sino en el inicio de la hora del consumo: la gente con estudios superiores fuma algo menos y tarda al menos una hora desde que se levanta en coger el primer cigarrillo. Quiénes lo quieren dejar El 62% de los fumadores lo ha dejado en alguna ocasión, sobre todo los integrantes de las clases sociales más bajas. El 50% de los actuales consumidores lo querría dejar y el 62% lo intentaría si se lo recomienda el médico. Un 30% lo ha intentado desde que entró en vigor la nueva ley, y de estos, el 53% estuvo más de un mes sin probar el tabaco. Lo que hace falta para dejarlo Dejar el tabaco es difícil, según lo ven los fumadores, y el 71% cree que se necesita sobre todo fuerza de voluntad; el 42% apuesta por la ayuda de su médico y el 30% cree que se necesita que la Administración pague los tratamientos de deshabituación. De hecho, el 70% lo probaría si le saliesen gratis los productos alternativos. Por qué se recae Hay muchos motivos para volver a fumar después de dejarlo. Para el 42% de los afectados es el exceso de estrés lo que les provocó la re-caída, seguido por la falta de motivación (29%) y el desánimo en la lucha contra el tabaco (28%). Las mujeres, además de tener mas en cuenta estos factores que los hombres, también vuelven al cigarrillo por miedo a engordar (les influye al 26% de las féminas frente al escaso 5% de los varones). El daño Para el 85% de los encuestados respirar el aire viciado por el tabaco es malo o muy malo para la salud, pero curiosamente el 71% de los fumadores dicen que no tienen problemas de salud por el tabaco.

Seis de cada diez ciudadanos piden que se prohíba fumar en los bares
Comentarios