lunes. 04.07.2022

La cantera del sacerdocio que juega a los bolos

Cuatro futuros curas pasaron ayer el rito del ecuador de su formación en el seminario
                      Luis Ángel de las Heras, obispo de León, se dirige a los seminaristas. FERNANDO OTERO
Luis Ángel de las Heras, obispo de León, se dirige a los seminaristas. FERNANDO OTERO

Con solo una nueva incorporación a las vocaciones sacerdotales en este curso, ayer se realizó el rito de los candidatos a las sagradas órdenes de cuatro seminaristas que han alcanzado el ecuador de su formación en el Seminario Diocesano San Froilán de León y el Seminario Redemptoris Mater Virgen del Camino.

El obispo de León, Luis Ángel de las Heras, presidió la eucaristía en la capilla del Seminario Mayor en un acto solemne con motivo de la festividad de San José. José Ramón, un joven de 24 años natural de Cistierna, es el único de este reemplazo que pertenece al seminario San Froilán. «Ha sido un momento muy ilusionante», comentó al finalizar el acto. Superado su fase «discipular, como la de los apóstoles que seguían a Jesucristo», comenta, entra ahora en la «etapa configuradora, en la que nos toca menguar a nosotros para que crezca Cristo».

Este joven se dio cuenta en su segundo año en la universidad de que el camino a seguir le marcaba el rumbo al seminario. Desde pequeño se había involucrado en la parroquia de Cistierna con el cura don Avelino. «Después de hacer la primera comunión comencé a ayudarle con la eucaristía», señala.

«Don Avelino veía algo en mí. Cuando tenía 16 años tuve una novia y cuando iba con él a los pueblos y me preguntaban, él decía: ‘Es compañera, no es novia’». Y así fue. Aunque no por mal de amores acabó en el camino del sacerdocio, ni tampoco por falta de ocupaciones. «Soy secretario de la Federación de Deportes Autóctonos de Castilla y León y juego a los bolos en el Club Peñacorada de Cistierna. Disfruto mucho con mis compañeros», apunta. «Cuando Dios coge para sí algo...», señala sobre el destino que hasta su madre daba por hecho: «No te veo haciendo otra cosa», le dijo cuando le comunicó su decisión. José Ramón está a punto de graduarse en Historia del Arte, un título que bien podrá aprovechar con el ingente patrimonio que gestiona la Iglesia.

La cantera del sacerdocio que juega a los bolos
Comentarios