jueves 26/5/22

La catástrofe climática es casi inevitable

Los científicos del IPCC de la ONU alertan que el punto máximo de las emisiones debe llegar en 2025 para evitar lo peor
                      El rápido calentamiento del Ártico origina infrecuentes lluvias en el Mediterráneo. NATXO FRANCES
El rápido calentamiento del Ártico origina infrecuentes lluvias en el Mediterráneo. NATXO FRANCES

Los científicos agrupados en el IPCC (Panel de Expertos sobre Cambio Climático) de Naciones Unidas alertaron ayer que el «punto máximo» de las emisiones de gases de efecto invernadero, incluyendo el carbono y el metano, debe llegar en 2025, según todos los escenarios para evitar un aumento de la temperatura que tendría efectos catastróficos para la humanidad. Esto quiere decir que dentro de tres años la reducción de emisiones dañinas debe ser consistente y real. Aún así «es casi inevitable que superemos temporalmente este umbral de temperatura», de los 1,5ºC con respecto a la era preindustrial fijada en el Acuerdo de París. «Los próximos años serán críticos», advierte el científico Ramón Pichs-Madruga, durante la presentación del IPCC.

El informe es claro, repiten los autores del informe «más complejo» con 60 recomendaciones para los políticos: si no se actúa ahora, hoy y no mañana, el objetivo de no sobrepasar los 1,5ºC no será posible alcanzarlo de ninguna manera.

En la presentación el secretario general de la ONU, António Guterres fue crítico, como suele serlo ante la evidencia científica y la inacción de los gobiernos y las corporaciones: «este informe es una letanía de promesas climáticas incumplidas», de «promesas vacías que nos ponen firmemente en el camino hacia el final de un mundo habitable. Estamos en una vía rápida hacia el desastre climático». Enumeró las catástrofes: ciudades bajo el agua, tormentas aterradoras, escasez generalizada de agua, extinción de un millón de especies de plantas y animales. «No es ficción ni exageración», advirtió.

Pero el informe es también «una poderosa evidencia de que tenemos un gran potencial para mitigar el cambio climático», si se toman las medidas concretas necesarias para esa disminución de emisiones, «podamos volver a estar por debajo de los 1,5ºC a finales de siglo», refrendan los científicos, siempre que entre 2026 y 2030 los gases de efecto invernadero se reduzcan una cuarta parte, y sigan bajando los años siguientes. «La temperatura global se estabilizará cuando las emisiones de dióxido de carbono alcancen el cero neto». Lograr las «cero emisiones netas» implica a todos los sectores de la energía, no solo la electricidad y se debería alcanzar en 2050. Si se flexibiliza la «ambición climática» y se acepta llegar a los 2ºC, las cero emisiones deberían ser una realidad en 2070. En el documento de casi 3.000 páginas, los científicos que trabajaron en el Sexto Reporte de Evaluación hacen un resumen para los responsables de tomar decisiones políticas. «Hay políticas, regulaciones e instrumentos de mercado que están demostrando ser efectivos», sostuvo Hoesung Lee, presidente del IPCC.

La catástrofe climática es casi inevitable
Comentarios