miércoles 15.07.2020

China prueba la vacuna en militares

Un estudio revela que hasta el 20% de personas sanas tiene anticuerpos contra el Covid-19 por causa y efecto directo de los resfriados y de la gripe común
Militares chinos en formación durante un desfile militar. EFE
Militares chinos en formación durante un desfile militar. EFE

China aprobó el uso interno en el Ejército de la nueva vacuna de coronavirus desarrollada por el Instituto Científico Militar y la compañía biofarmacéutica china CanSino Biologics, anunció hoy la empresa.

La compañía, con sede en la ciudad nororiental de Tianjin, indicó que su nueva vacuna recombinante de coronavirus (vector de adenovirus Ad5-nCoV) ha sido aprobada por el Ejército el pasado 25 de junio para «uso por los militares» en el marco de las «medicinas para necesidades especiales», según los medios locales chinos.

Esta vacuna se pone en marcha al tiempo que un estudio revela que dos de cada diez individuos sanos sin exposición previa al virus albergan células T reactivas al SARS-CoV-2, lo que posiblemente indica que estas células T pueden reaccionar de manera cruzada al nuevo coronavirus debido a una infección anterior con coronavirus relacionados que causan síntomas de resfrío común, según sugiere un nuevo estudio de las células T de 10 pacientes Covid-19 que están en tratamiento de cuidados intensivos.

Más auxilio
Los efectos de los resfriados comunes activan defensas contra el coronavirus

En mayo, investigadores del Instituto de Inmunología de La Jolla en California (Estados Unidos) documentaron una importante reactividad cruzada en individuos no expuestos al virus, sugiriendo que las personas que han pasado un resfriado provocado por otros tipos de coronavirus también podrían tener cierta protección contra el Covid-19.

Además, este nuevo trabajo ha hallado que los pacientes que sufren de síntomas respiratorios graves como resultado de la infección por SARS-CoV-2 pueden generar rápidamente células T que atacan al virus, y pueden aumentar esta producción con el tiempo.

En conjunto, estos nuevos datos abordan la pregunta mal entendida de si las respuestas de las células T específicas del SARS-CoV-2 varían en los pacientes a lo largo del tiempo dependiendo de la gravedad de la enfermedad, y ayudan a responder si los pacientes con síntomas más graves pueden generar células T protectoras específicas del virus en absoluto.

El estudio también proporciona nuevas pistas sobre las células responsables de las respuestas inmunitarias excesivas, incluidas las «tormentas de citoquinas» que ponen en peligro la vida, y también podría ayudar a fundamentar el diseño de la vacuna.

En su trabajo, publicado en la revista ‘Science Immunology’, los investigadores extrajeron células sanguíneas de 10 pacientes a intervalos semanales, comenzando poco después de que fueran ingresados en la UCI para el Covid-19 y expusieron estas células a «megapilas» de epítopos conocidos del Sars-CoV-2, una técnica destinada a capturar una gran fracción de células.

China prueba la vacuna en militares