domingo. 29.01.2023

El día 13 de diciembre comienza el ciclo de las cabañuelas, una tradición popular para la predicción del tiempo que hará el año que viene a partir de la observación de las condiciones climatológicas del periodo que va desde esta fecha, festividad de Santa Lucía, hasta el 6 de enero, día de la Epifanía de los Reyes Magos, en el calendario litúrgico.

La tradición señala que cada día, entre el 13 y el 24 de diciembre, corresponde a uno de los meses del año, empezando por enero. El día de Navidad, 25 de diciembre, se descansa y el 26 se empiezan a tomar nota de las observaciones con el sentido de los meses a la inversa. Es decir se empieza en diciembre y se termina en enero el día de Reyes.

«Siempre escuché decir a mi madre ‘empiezan las cabañuelas’. Es un tema meditativo, un ingrediente de ámbito psicológico e intelectual», señala Francisco Alonso. «Las personas de campo van meditando sin ir a clase de yoga porque barruntan o preveen el tiempo por intuición y observación del cielo».

El autor del calendario San Jorge —una advocación cristiana con «una intención laica, al querer señalar la conexión directa del agricultor al cielo»— asegura que más allá de todo lo que contiene el almanaque, que es mucho, lo importante «es comprarse un facho (azada) y empezar a labrar el huerto, compartirlo y disfrutarlo». Quizá no hay cosa tan sencilla y al alcance de la mano (y de los deseos) de tan poca gente.

«Comprarse un ‘facho’ y empezar a labrar el huerto es lo mejor que se puede hacer»
Comentarios