sábado 26/9/20

Madrid estudia reabrir el hospital de Ifema ante el aumento de contagios

La Comunidad amaga con confinamientos selectivos para frenar al virus
Vista general del hospital de campaña provisional que se instaló en Ifema. MARISCAL
Vista general del hospital de campaña provisional que se instaló en Ifema. MARISCAL

La Comunidad de Madrid está estudiando la reapertura del Hospital del Ifema ante el aumento de contagios en la región y el incremento de la presión hospitalaria con 2.761 ingresados en el hospital por coronavirus, según el informe que publica este miércoles la Consejería de Sanidad madrileña.

Según ha adelantado el periódico 'El Mundo' y han confirmado fuentes del Gobierno regional ésta opción está encima de la mesa y "se está estudiando".

El pasado 28 de julio, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció la posibilidad de activar el hospital de emergencias Isabel Zendal en dos pabellones de Ifema, que pueden estar operativos en 48 horas, que se reactivarán hasta que el nuevo hospital de pandemias -que se ubicará en la zona de Valdebebas, en la Ciudad de la Justicia- esté a pleno rendimiento.

Los contagios por coronavirus en la Comunidad de Madrid han sufrido un repunte en las últimas 24 horas, al pasar de 912 a 1.501, un incremento del 64 %, al que hay que sumar 3.433 positivos por PCR que datan de días anteriores y han sido incorporados ahora al recuento, mientras que la cifra de fallecidos se mantiene estable con 27, dos más.

Frenar la transmisión del virus 

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso prepara ya un inminente paquete de medidas de todo tipo para tratar de frenar la transmisión del virus en la Comunidad de Madrid. Este mismo viernes, según anunció hoy el viceconsejero de Salud Pública Antonio Zapatero, el Ejecutivo regional aprobará la entrada en vigor de este nuevo plan que, sobre todo, pasará por "restringir" la "movilidad" de la población con el fin de reducir el riesgo de los contagios. También habrá, según fuentes de la comunidad, nuevas limitaciones en las concentraciones y reuniones desde este fin de semana.

La polémica surgió porque Zapatero anunció, incluso, la posibilidad de recurrir a los temidos "confinamientos selectivos" en las zonas básicas de salud con más incidencia, que desde hace semanas son las del sur de la ciudad y las del sur de la comunidad autónoma. Sin embargo, el Ejecutivo regional, ante la polvareda que levantaron estas supuestas cuarentenas parciales, no se atrevió o no quiso confirmar esa drástica medida de aislamiento. Y es que los técnicos de la Comunidad de Madrid trabajan contrarreloj en diseñar los diferentes escenarios y posibles confinamientos, ya que apenas hay antecedentes en esta 'nueva normalidad' de aislamientos en grandes conurbaciones urbanas, más allá de las restricciones de movilidad que a mediados de julio se impusieron en zonas del cinturón de Barcelona, como L'Hospitalet.

Madrid, que es ya, con mucho, la comunidad más castigada por esta segunda ola, considera que su capacidad asistencial tiene todavía margen, pero cree que son indispensables nuevas medidas ante el "crecimiento sostenido" de la pandemia en la región desde que acabó la desescalada. El propio Zapatero relacionó el aumento de la transmisión con una "relajación de la ciudadanía que no nos podemos permitir".

Violaciones de cuarentenas

El Ejecutivo madrileño -que tras el fin del estado de alarma fue de los más reacios a establecer medidas restrictivas para la población hasta el punto de negarse a imponer las mascarillas obligatorias hasta el último minuto- ahora se plantea convertirse probablemente en la autonomía con las medidas más duras, sobre todo tras constatar el incumplimiento sistemático de las cuarentenas y aislamientos. De hecho, según Zapatero, solo en esta última semana se han localizado cerca de 500 violaciones de las medidas de apartamiento social de personas y colectivos infectados, sobre todo en la ciudad de Madrid.

Las autoridades sanitarias de Madrid están dispuestas a actuar con más contundencia contra las personas que saltan el confinamiento. De hecho, el plan que se aprobará el viernes incluirá las notificaciones por escrito de la obligación de cumplir la cuarentena bajo el apercibimiento de sanción. Eso sí, Madrid pretende que esas cuarentenas sean de solo 7 días para intentar así que sean más aceptadas por la ciudadanía.

La decisión de endurecer las medidas está amparada en las estadísticas. Madrid ha sumado durante la última semana un total de 25.418 casos , el mayor incremento en números absolutos y relativos de toda España. La gran mayoría de los índices han seguido deteriorándose en los últimos días, aunque no al ritmo de agosto. Aun así, la incidencia acumulada (el número de casos cada 100.000 habitantes en los últimas dos semanas) se situó este martes en 651 positivos (108 casos más que una semana antes) frente a la media nacional que estaba ese mismo día en 253 enfermos.

Las zonas (distritos, barrios y municipios) que, en principio, más preocupan a los responsables de Sanidad son las que están por encima de 700 casos de incidencia acumulada o que rozan este listón. En ese elenco de áreas que podrían ser confinadas parcialmente habría distritos como Madrid-Centro, Carabanchel, Usera, Villaverde o Puente de Vallecas; grandes ciudades del sur de la comunidad como Fuenlabrada o Parla, pero también núcleos más alejados como Galapagar o San Martín de Valdeiglesias o del perímetro norte como Alcobendas.

Madrid estudia reabrir el hospital de Ifema ante el aumento de contagios