domingo 6/12/20

Consecuencias del descuido

Una piscina de cuatro metros cuadrados (2 metros X 2 metros), llenada con una altura de 20 centímetros, puede suponer un riesgo para la estructura de una terraza, azotea o balcón.

La superación de este límite constituye un peligro para la vivienda y la integridad de las personas. Ante un exceso en un espacio no preparado para este fin, se puede generar una grieta en la estructura e incluso, un derrumbamiento. Estos cálculos no tienen en cuenta otros factores determinantes como el peso de las personas dentro de la piscina o el movimiento del agua.

Por ello, arquitectos y arquitectos técnicos llaman a la responsabilidad ciudadana y en caso de querer instalar un producto como estos, piden consultar a un experto. Aunque no existe una normativa específica que regule el uso de las piscinas hinchables y desmontables, la modificación de una terraza, balcón o azotea debe ser solicitada y posteriormente, estudiada.

Consecuencias del descuido