miércoles. 07.12.2022
igea
El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. NACHO GALLEGO

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha asegurado este jueves que esta Comunidad ya ha tomado "todas las medidas" que le permite el decreto del estado de alarma y ha insistido en reivindicar al Gobierno central que lo modifique para poder tomar la única restricción "eficaz" que faltaría por tomar: confinar en domicilios aquellos municipios con los contagios disparados.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Igea ha sostenido de cara al Consejo Interterritorial, en el que hoy se estrena la nueva ministra de Sanidad, Carolina Darias, que "es el momento de cambiar las cosas y tomar las decisiones adecuadas", en referencia a un confinamiento que "piden las autonomías y la OMS". "No sé quién más lo tiene que pedir", ha apostillado.

No obstante, preguntado por si el Gobierno mantiene su postura de no modificar el estado de alarma para permitir a las autonomías el confinamiento domiciliario, el vicepresidente ha dicho que la Junta "seguirá tomando decisiones" dentro del marco normativo.

Igea ha defendido la eficacia de las medidas tomadas porque "están surtiendo efecto" y ha vinculado el incremento de la incidencia acumulada en las últimas semanas con el aumento en la realización de test de antígenos en los cribados masivos que está desarrollando en varios municipios. "Es fácil de entender", ha resumido, convencido de que un mayor número de pruebas ha llevado un incremento de los contagios detectados.

Con un sistema sanitario "al límite", en palabras de Igea, la Junta de Castilla y León ha insistido en sus críticas al Gobierno por no permitir a las autonomías dar el paso de confinar en sus casas a los ciudadanos para frenar la transmisión del virus: "La medida eficaz es la eficaz", ha recalcado el vicepresidente sobre el confinamiento.

Ha reconocido que es cierto que en el catálogo pactado con el Ministerio aún hay medidas que se puedan tomar, pero ha recalcado que "lo que hay que hacer es lo que siempre es eficaz, no lo que el Gobierno quiere que hagan las autonomías", en el sentido de que no van a cerrar "la tienda de chuches" porque en su opinión esas medidas no aportan al freno de los contagios y sí perjudican a la economía.

Igea ha vinculado la posición del Gobierno central con que está "camino a una campaña electoral" y ha rechazado que el debate sea en este momento "ver quién se lleva la bofetada" de la sociedad por la toma de decisiones, sino el fin último de salvar vidas y proteger la salud.

EL "TSUNAMI"

El vicepresidente ha avisado de que la situación de la pandemia en la Comunidad es "extremadamente preocupante" y lo ha comparado con un tsunami: "El terremoto fue hace dos semanas, pero la ola está llegando ahora", de modo que no habrá desescalada en "semanas".

"No vamos a desescalar en muchas semanas", ha subrayado Igea, quien a pesar de reconocer que las medidas tomadas comienzan a surtir efectos positivos, con una bajada de la Incidencia Acumulada en la última semana, "esto no puede ser entendido como un mensaje de optimismo".

VACUNAS

Igea ha pedido al Gobierno español que aplique "la máxima contundencia" para reclamar a la Unión Europea ese mismo trato hacia la farmacéutica AstraZeneca, ante la que es necesario un "puñetazo encima de la mesa" para obtener las vacunas de covid comprometidas y que no llegan porque la empresa alude a problemas de producción.

Con una merma en las dosis previstas que ha reconocido la consejera de Sanidad, Verónica Casado, Castilla y León va a tener que adaptar su plan de vacunación a "un ritmo menor", pero con la intención de "seguir adelante" con los planes establecidos, con una priorización de las segundas dosis para asegurar la inmunización.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Igea ha dicho que "todo el mundo pelea por los mismos suministros", pero "lo que no puede ser es que no haya reglas", en referencia a la denuncia realizada por la Unión Europea sobre el incumplimiento del contrato por parte de la multinacional, por lo que ha pedido que se publiquen estos documentos.

"Estamos en una máxima emergencia, es donde la UE tiene que demostrar su potencia", ha insistido Igea, confiado en que el Gobierno no llegue "al surrealismo" de pasar la factura de las vacunas a las comunidades autónomas.

Casado ha reconocido que el proceso de vacunación está resultando "altamente complejo", pero ha insistido en que el "cuello de botella" que impide avanzar más rápido es la falta de vacunas procedentes de las fábricas farmacéuticas, lo que obliga a cambiar la planificación y adaptarse a nuevas circunstancias, sin que esto tenga que ver con los fraudes detectados a la hora de acceder a ellas por parte de alcaldes, concejales, militares y religiosos, entre otros colectivos.

"LA CULPA, DEL DELINCUENTE"

Preguntados ambos por los casos de fraude en la lista prioritaria de vacunación, Igea ha remarcado que "nadie se va a saltar la cola" y si lo hace intentarán que recaiga la sanción que les permita el derecho, aunque ha rechazado que el problema radique en el protocolo o su control, sino en los propios protagonistas del fraude.

"Cuando hay delito, la culpa es del delincuente", ha planteado para referirse a los casos detectados en Castilla y León, aunque por el momento ha considerado que son "algo anecdótico".

TOQUE DE QUEDA

Sobre el funcionamiento del toque de queda adelantado a las ocho de la tarde y las alegaciones que puede presentar la Junta hasta mañana, tras el recurso del Gobierno central ante el Supremo, Igea ha defendido sus efectos y ha puesto como ejemplo que otras autonomías hayan pedido poder hacer lo mismo porque lo ven "eficaz", sin entrar a analizar que otros gobiernos autonómicos no den el paso de usar los mismos argumentos de la Junta para adelantarlo, al entender que no lo pueden hacer.

Sobre la resolución del contencioso con el Gobierno por este tema, cuando se produzca, Igea ha dicho que "lo que diga el Supremo se hará" porque "no hay ninguna alternativa", aunque ha insistido en la necesidad de modificar el decreto del estado de alarma.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha asumido este jueves que esta Comunidad carece de policía autonómica y que el cierre perimetral por provincias es complicado para las fuerzas de seguridad, por lo que ha descartado los cierres perimetrales por municipios: "Si hay problema con los provinciales, imagine si lo hacemos por municipios".

"No tenemos policía autonómica", ha remarcado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, al ser preguntado por las denuncias planteadas por ejemplo por parte de la Diputación de León, al detectar que ciudadanos de otras autonomías y de Portugal se habrían saltado los controles de los cierres perimetrales para acudir a la estación de esquí de San Isidro.

Igea ha dicho que no pone "ningún pero" a los agentes de la Guardia Civil o de la Policía Nacional, quienes "hacen lo que se les manda con las capacidades que tienen y se les da", pero ha remitido al delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, para que explique cuál es la organización y qué órdenes tienen para controlar todas estas situaciones.

"Es el delegado del Gobierno el que tiene que analizarlo", ha insistido el vicepresidente de la Junta.

CyL mira al confinamiento de municipios como única medida "eficaz" por tomar
Comentarios