miércoles. 10.08.2022

Sin dosis para la viruela del mono

Preocupa la baja cantidad de vacunas con las que cuenta España para hacerle frente al virus Se ha registrado el segundo fallecido del país en Córdoba

La falta de vacunación está lastrando la lucha contra la viruela del mono en España. El Ministerio de Sanidad, ha dispuesto en esta primera fase de la enfermedad únicamente de 5.300 dosis, recibidas el 28 de junio, que apenas han alcanzado para inmunizar con un pinchazo a una parte de los 4.298 casos notificados. Vacunar con la pauta completa (dos dosis) a los infectados o pinchar de forma preventiva a sus contactos estrechos o a otras personas de riesgo no está al alcance de los servicios sanitarios de las autonomías, que se han visto apenas con un puñado de viales. El departamento de Carolina Darias ha informado a las comunidades de que en los próximos días llegará una nueva remesa, con aproximadamente 7.000 dosis, que supondrán un alivio, pero que seguirá representando una cantidad insuficiente para vacunar a todas las personas que se indican en los protocolos.

Aunque en la mayoría de los casos la viruela del mono produce síntomas leves (solo el 3,2% de los contagiados en España ha requerido hospitalización), para enfermos inmunodeprimidos o con infecciones previas puede convertirse en una enfermedad grave.

La vacuna contra la viruela del mono, llamada Imvanex en Europa y Jynneos en Estados Unidos, la produce solo un laboratorio en el mundo, el danés Bavarian Nordic, que ahora se encuentra desbordado por las peticiones que reciben desde todos los Gobiernos. Igual que hizo con las vacunas de la covid-19, Europa está realizando una compra conjunta, pero se está encontrando con una competencia enorme. Mientras que la Unión Europea ha formalizado la adquisición de 110.000 dosis, Estados Unidos cuenta con 786.000, a las que suma las 340.000 de las que disponía antes del brote. En total, 1.100.000 viales, diez veces más que toda la UE. Y la carencia de vacunas puede empeorar en las próximas semanas, después de que países como Brasil hayan anunciado compras masivas para frenar sus brotes.

Según el protocolo aprobado por el Ministerio de Sanidad el 12 de julio, la vacunación contra la viruela del mono se recomienda en un doble sentido, para mejorar la situación de los infectados y para prevenir el contagio en la población de riesgo. Así, los expertos aconsejan la vacunación postexposición para las personas contagiadas (si a este grupo se le vacuna entre cuatro y catorce días después de la infección, se reducen los riesgos de una enfermedad grave), para los contactos estrechos de casos confirmados, especialmente si están infectados de VIH, o para el personal sanitario; y la vacunación preexposición, para las personas que realizan prácticas sexuales de alto riesgo. Pero con las apenas 5.300 dosis disponibles resulta imposible llegar a toda la población diana, lo que está obligando a las consejerías de salud a vacunar principalmente postexposición y casi en exclusiva a los contagiados. Por ello, Madrid y Cataluña son las comunidades con más dosis.

Sin dosis para la viruela del mono