jueves 22/10/20

Hallan en Etiopía el cráneo de una especie clave para la evolución

Reconstrucción del cráneo encontrado en Etiopía. NATURE

efe | londres /barcelona

 

El cráneo de un Australopithecus Anamensis, que vivió hace 3,8 millones de años y es considerado antepasado del Homo Sapiens y coetáneo del icónico homínido Lucy, ha sido hallado por un grupo de investigadores en Etiopía, según dos estudios publicados por la revista Nature.

 

Este fósil fue descubierto en la localidad de Miro Dora, en la región de Afar en Etiopía, donde también fueron encontrados los restos del Australopithecus Afarensis, que vivió en la tierra entre 3,9 y 3 millones de años atrás.

 

«Gracias al descubrimiento de este cráneo podemos hacernos una idea de cómo era el Anamensis y compararlo con el Afarensis», explicó en una conferencia de prensa Yohannes Haile-Selassie, que participó en ambos estudio.

 

La datación sitúa al cráneo «en un período de tiempo con un registro fósil muy pobre y es una pieza clave para completar el complejo puzzle de la evolución», explica el profesor de Geología de la Universidad de Barcelona, Lluís Gibert, firmante de uno de los textos.

 

Los restos encontrados muestran un cráneo de pequeñas dimensiones, con gran mandíbula y dientes, lo que concuerda con la apariencia del Anamensis, especialmente el diente canino, cuyo tamaño reducido se desliga de los monos no humanos.

 

La pieza en su totalidad ha sido llamada MRD, en relación a la clasificación que recibió durante su excavación.

 

La primera parte que se localizó del cráneo, en febrero de 2016, fue la mandíbula superior y se determinó que pertenecía a hace 3,8 millones de años, tras el estudio de las rocas volcánicas que estaban alrededor de la pieza.

 

«Es muy importante descubrir un cráneo de homínido tan completo, pero este descubrimiento solo es relevante si se sitúa en un contexto geológico y cronológico, sin esta información el hallazgo carece de valor», señaló Gibert.

 

De este modo y combinando el trabajo de campo con el análisis en el laboratorio, se reconstruyó el paisaje, la vegetación y la hidrología de la zona en la que habitó el Anamensis.

 

El espécimen se trata «probablemente» de un hombre adulto que habitó en un asentamiento cerca de un río. «Hay pruebas de que el cráneo fue transportado por la corriente, pero no parece que desde demasiado lejos, por lo que es probable que viviese cerca», aseguró Beverly Saylor, del equipo de investigación.

 

Conservación

 

Gibert indicó que el cráneo se conservó porque estaba «en los sedimentos de un pequeño delta que desembocaba en un lago de unos 6-8 metros de profundidad y este ambiente facilitó su conservación porque lo cubrió rápidamente con sedimentos».

 

Lo más interesante de este hallazgo es la teoría que mantienen los investigadores que participaron en las excavaciones, según la cual el Anamensis y el Afarensis coincidieron en el tiempo y cohabitaron el planeta durante cerca de 100.000 años.

 

Esto podría contradecir la teoría de la anagénesis o evolución filética, y podría arrojar una nueva visión sobre los antepasados del ser humano y los orígenes del Australopitecus.

 

La anagénesis expone que a partir de un ancestro solo existe una especie descendiente. Es decir, que el Afarensis es una evolución del Anamensis y que mientras el primero habitó la Tierra desde hace 3,8 millones de años hasta hace 3 millones de años, el segundo lo hizo desde hace 4,2 millones hasta 3 millones.

Hallan en Etiopía el cráneo de una especie clave para la evolución