sábado. 28.01.2023

La hepatitis C estará controlada en 2030 si se tratan 12.000 pacientes cada año

Un nuevo antiviral, combinado con otro medicamento, puede conseguir tasas de curación de hasta el 98% .

La farmacéutica Bristol-Myers Squibb (BMS) presentó ayer un nuevo fármaco antiviral contra la hepatitis C al que han llamado daclatasvir. Cuando se combina con otro medicamento de nueva generación -el famoso Sovaldi-, consigue tasas de curación de entre el 80% y el 98%, según el paciente y el tipo de virus. Desde hace unos días forma parte del arsenal de tratamientos disponibles en el Sistema Nacional de Salud. Tras la polémica por el elevado coste de las nuevas medicinas, ni el Ministerio ni la empresa han querido hacer público su precio en España.

«Solo podemos decir que el precio es competitivo», aseguró Elisa Borrego, directora de acceso al mercado de la división española de la farmacéutica. Hasta la llegada de este nuevo fármaco de BMS, el único tratamiento de nueva generación disponible en España era una combinación de dos antivirales: sofosbuvir y simeprevir. Coste total: alrededor de 43.500 euros. A partir de ahora, este último es susceptible de ser sustituido, al menos en algunos casos, por el recién presentado daclatasvir. Y si han acordado un precio menor para fomentar este cambio, la farmacéutica lo sugiere pero no lo confirma. «Es un precio comprometido con la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud», afirmó Borrego.

Entre las explicaciones de por qué no hacen público el precio pactado con el Sistema Nacional de Salud, la representante de la farmacéutica apuntó a que todavía no está claro a cuántos pacientes se les tendrá que suministrar. Ese censo de personas diagnosticadas -junto con el tipo de virus y el grado de desarrollo de la enfermedad- es uno de los cometidos del comité de expertos que creó el Ministerio de Sanidad para elaborar un plan nacional. Sus resultados, que se esperan para la próxima semana, ayudarán a entender mejor qué alcance puede tener cada fármaco. Daclatasvir, por ejemplo, brilla especialmente con una variante de la hepatitis C denominada genotipo 3, que es la segunda con más prevalencia en España y para el que simeprevir no resulta eficaz.

El genotipo 1 es el más frecuente en España -más del 70% de los casos-, y tradicionalmente ha sido el más difícil de tratar. Y aunque el cóctel de sofosbuvir y simeprevir tiene tasas de éxito muy elevadas frente a esta variante, la combinación de sofosbuvir y daclatasvir no se queda atrás. Superan ambas el 90%. «La mejor combinación siempre depende de las características del paciente», aseguró Ramón Planas, jefe del servicio de hepatología del hospital Germans Trias i Pujols y vicepresidente de la Asociación Española de Estudio del Hígado.

La hepatitis C estará controlada en 2030 si se tratan 12.000 pacientes cada año
Comentarios