jueves 27/1/22
Debut en el Día de las Personas con Discapacidad.

La inclusión se sube a las tablas con ‘champiñones’

La obra ‘Temporada de champiñones’, en la que participan tres personas con discapacidad intelectual con actores profesionales, se estrena este sábado en el auditorio de León con motivo del Día Internacional de la Discapacidad.
                      El equipo de ‘Temporada de champiñones’ realiza el gesto de los campeones deportivos al finalizar el ensayo en la casa de cultura de Trobajo del Cerecedo. RAMIRO
El equipo de ‘Temporada de champiñones’ realiza el gesto de los campeones deportivos al finalizar el ensayo en la casa de cultura de Trobajo del Cerecedo. RAMIRO

Son champions en Temporada de champiñones, campeones que salen adelante con el apoyo mutuo, como los champiñones. La obra de teatro escrita por Óscar Barata y dirigida por Fernando Bravo sube a las tablas la inclusión entre enredos, juegos de palabras y mucho humor.

El teatro se convierte en el escenario real, como la vida misma, donde personas con discapacidad muestran sus capacidades y se hacen visibles en un mundo que a veces no las quiere ver o las mira con condescendencia. Temporada de champiñones oscila entre la realidad y la ficción y mezcla con la fantasía las vidas reales de Verónica, Noelia y Jorge, las tres personas que fueron seleccionadas entre medio centenar de candidatos al que concurrieron usuarios y usuarias de Asprona-León. La obra cuenta también con actores profesionales como José Ramón Gómez y el propio guionista. Como en la vida todos conviven en el mismo escenario.

La primera obra de teatro inclusiva que se realiza en León con protagonistas locales «es una obra profesional, en la que las personas con discapacidad están trabajando como profesionales», afirma Óscar Barata, promotor de la idea. El actor y guionista decidió subir la inclusión a las tablas en León tras su experiencia con protagonistas de la película Campeones en el espectáculo Campeones del humor.

Cualidades diversas

‘Temporada de champiñones’ oscila entre realidad y ficción y reivindica el apoyo mutuo

Asprona León recogió el guante y desde hace seis meses trabajan duro todas las semanas para que el próximo 4 de diciembre sea un acontecimiento en el Auditorio de León. La historia de Temporada de champiñones es una reflexión sobre «qué hubiera pasado si cuando se decreta el estado de alarma por la pandemia, y el consiguiente confinamiento, se juntan cinco personas en una casa que no se conocen de nada». Al final, lo único importante es que «necesitamos cada uno del otro, como los champiñones», apunta Barata.

Verónica, que en la vida real convive con otras personas con discapacidad en un piso supervisado, no es la primera vez que se sube a las tablas. Actuó en dos obras anteriores dentro de las actividades que realiza Asprona. Salir de la zona de confort de la asociación y enfrentarse a un casting y una obra profesional ha sido todo un reto.

«En la obra soy la madre de una niña de tres años y quiero independizarme y tener su tutela. Cojo un piso y cuando me doy cuenta hay más gente dentro», explica.

«Hago de mí misma», responde Noelia. Y aunque parezca cosa fácil, al principio le costó mucho ser ella misma. «He tenido que concentrarme mucho», comenta. «Me gusta hacer vestidos y tejer y de la obra lo que más motiva es el final....», dice.

                      El elenco de la obra de teatro inclusiva, en acción. RAMIRO

El elenco de la obra de teatro inclusiva, en acción. RAMIRO

Otro de los protagonistas es Jorge que, de alguna manera, también se interpreta a sí mismo. Es el gamberro y payasete de la obra y aunque es la primera vez que sube a las tablas se desenvuelve como pez en el agua con su desparpajo natural.

Verónica y Noelia, de 21 y 26 años, viven juntas en un piso supervisado y son usuarios de los talleres ocupacionales de Asprona. Jorge vive en otro piso supervisado con más chicos. Los tres piden una misma cosa para el día del estreno: «Que vaya todo el mundo, encontrarán otro ambiente, un poco de todo» en una obra que cabalga entre el humor y el drama. Llevan 35 semanas ensayando, aprendiendo los textos y conviviendo sobre las tablas. Han aprendido unos de otros y ha aunque ha habido momentos difíciles el resultado es una experiencia satisfactoria como personas y como profesionales.

«Tenía ganas de hacer algo con gente de León, que se les conozca y se vea que hay más campeones por ahí escondidos», explica Óscar Barata al comentar cómo surgió la idea de hacer Temporada de champiñones. Destaca «el esfuerzo y las ganas de aprender» de las personas seleccionadas para la obra. «El teatro es complicado y hemos pasado momentos duros, pero han salido como ‘champions’, como auténticos campeones», subraya.

«Estoy muy a gusto, hemos evolucionado muchísimo desde los primeros días, con esfuerzo, nos hemos apoyado mucho», comentan los tres protagonistas con discapacidad intelectual.

Las mismas oportunidades

«Me gustaría mucho que la gente nos venga a ver para que se den cuenta de que personas como nosotros tenemos las mismas oportunidades», apunta Verónica. Y muchas más capacidades de lo que se cree desde los estereotipos que rodean a la discapacidad.

Los ensayos se han hecho en la acogedora casa de cultura de Trobajo del Cerecedo, el lugar donde ‘duerme’ la auténtica Vieja Negrilla de Amancio espacio que se percibe lleno de vida desde la cafetería hasta biblioteca, tan bien surtidas la una como la otra.

Fernando Bravo asumió la dirección de la obra. «Han evolucionado mucho», dice satisfecho del trabajo desarrollado. Como aprendizaje vital y profesional destaca que «son personas menos complicadas que nosotros y es reconfortante trabajar con ellas porque tienen mucha pureza. Eso es lo que queremos conservar en la escena», comenta el director.

Destaca Bravo que los tres actores noveles «se han esforzado mucho por actuar y los otros actores se han incorporado bien, ahora somos como una gran familia».

El teatro se ha convertido en una herramienta poderosa para «integrar» a personas con discapacidad y para «hacerlas visibles», apostilla José Ramón Gómez, que también disfruta de la experiencia y espera que sea un éxito. «Es una comedia pero está en su universo», añade.

El sábado es el día. Su objetivo, con el respaldo de Asprona y el Ayuntamiento de León, es llenar la sala y conseguir que el público valore Temporada de champiñones como obra inclusiva en la que se refleje toda la sociedad.

La inclusión se sube a las tablas con ‘champiñones’
Comentarios