sábado 24.08.2019
HERRAMIENTA MÁS ALLÁ DE LA TECNOLOGÍA

La inteligencia artificial da la lección en Armunia

Tecnología para la inclusión. El colegio Gumersindo de Azcárate de Armunia está en un barrio desfavorecido pero la implantación de la tecnología como herramienta didáctica y de inclusión le ha convertido en un referente nacional..
La inteligencia artificial da la lección en Armunia

El colegio público Gumersindo de Azcárate, de Armunia, es uno de los 21 que han implantado en la provincia el programa Smile and Learn, una plataforma basada en la inteligencia artificial que adapta el aprendizaje al ritmo de cada niño o niña.

Además, favorece la inclusión del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo porque tiene diferentes niveles de dificultad y ejercicios acordes a cada nivel y perfil.

Todas las asignaturas, desde matemáticas a ciencias sociales, naturales y lengua, están en la tablet. Smile and Learn, empresa española premida por la Comisión Europea y cofundada por la leonesa Blanca Rodríguez, acaba de estrenar dos programas para prevenir el ciberacoso y trabajar con alumnado con dislexia que incorporan gafas de realidad virtual.

Las bolas de plastilina son los conductores para dar las órdenes al programa. FERNANDO OTERO

Cada alumno y alumna dispone de su tablet propia y accede a su ‘libro digital’ a través de un avatar con el que se identifica. Daniela, de cuatro años, ha escogido la rana. La inteligencia artificial no desplaza al profesorado del aula. Ni mucho menos.

La maestra de Infantil del Gumersindo dispone de su avatar, que se llama Jane, y puede dirigir los contenidos en la pizarra digital. Educadores de Smile and Learn ofrecen actualmente la segunda ronda de formación al profesorado

Las opciones son múltiples. Para mostrar cómo funciona un niño y una niña salen a la pizarra a ‘jugar’ con las formas geométricas. El alumnado de sexto muestra un ensayo con la tabla de multiplicar. Los ejercicios propuestos en la tablet dan varias soluciones a una pregunta. La tienen dominada.

La aplicación, explica Marcelino GrandMontaigne, «permite individualizar el aprendizaje y por eso muy buena para la inclusión». Además, el profesor puede detenerla en cualquier momento para corregir o ayudar, precisa este maestro que ha impulsado el saltó a la era digital del Gumersindo.

Castilla y León es una de las comunidades donde más avanzada está la implantación de esta plataforma gracias a un programa piloto de innovación tecnológica firmado por la Consejería de Educación y Smile and Learn.Tras los 68 centros que la probaron durante el curso pasado en la Comunidad, la integración de la plataforma digital llegará a un total de 119.

Una profesora de infantil muestra en la pizarra digital la plataforma 'Smile and Learn'. FERNANDO OTERO.

Sonreír mientras se aprende es el lema de esta plataforma destinada a niños y niñas de 3 a 12 años. Ya la usan más de un millón de escolares en 3.500 colegios y está disponible en cinco idiomas. En el Gumersindo de Azcárate, la plataforma se estrenó el curso pasado, en plena revolución tecnológica de este centro público de infantil y primaria ubicado en el barrio de la Vega de Armunia (León).

Es un colegio BIT —Bilingüismo, Integración y Tecnología— y sus 124 alumnas y alumnos tienen acceso a tecnología puntera de la que difícilmente podrían disfrutar en sus casas. No obstante, Smile and Learn está disponible en versión familiar con opción gratuita de cuentos y juegos o una suscripción de 4,99 euros al mes.

La tecnología ha transformado la forma de enseñar y de aprender en el colegio Gumersindo de Azcárate. El lápiz, papel y los libros se intercalan con las herramientas audiovisuales y la experiencia como fuente de saber, la manipulación de los objetos, ya sean reales o virtuales, y la observación.

El desarrollo de las inteligencias múltiples ofrece nuevas oportunidades. «Niños que en el papel no pueden expresarse bien, lo mismo te hacen unos montajes de vídeo fantásticos», explica Grandmontaigne.

En las aulas del siglo XXI, asegura este maestro a punto de jubilarse, «un número (por la nota) no puede recoger la historia de un niño». El uso de la tecnología en las aulas favorece la igualdad de oportunidades y que cada niño y cada niña «exprese lo mejor que tiene hasta que llegue al instituto», añade.

La inteligencia artificial da la lección en Armunia
Comentarios