miércoles 19/1/22

La juventud climática toma las calles de Glasgow

El movimiento Fridays For Future protagoniza la primera de las dos manifestaciones para exigir resultados a la COP26
                      Miles de jóvenes recorren las calles de Glasgow para pedir que se escuchen sus voces. ROBERT PERRY
Miles de jóvenes recorren las calles de Glasgow para pedir que se escuchen sus voces. ROBERT PERRY

El movimiento juvenil Fridays For Future protagonizó ayer la primera de las dos grandes manifestaciones de este fin de semana para exigir resultados a la COP26 y el presidente de la cumbre, Alok Sharma, pidió a los líderes internacionales que «escuchen sus voces» y las «incorporen a sus negociaciones» cerrando «el máximo de asuntos posibles».

El escepticismo hacia los resultados de esta cumbre no se limita a los jóvenes: la red internacional de organizaciones contra el cambio climático CAN ha resumido la marcha del evento con la frase «hemos visto grandes anuncios, pero muchos de los compromisos son voluntarios y a menudo la letra pequeña contiene lagunas». La directora de Greenpeace, Jennifer Morgan, hablaba de «algunos rayos de sol» en medio de un panorama nublado, sobre todo por falta de financiación. Y la propia ONU advertía ayer de que las emisiones globales de CO2 no sólo no caen —como deberían si realmente se aspira a limitarlas un 50 % en 2030—, sino que según sus últimas proyecciones, si nada cambia en los próximos años, para esa fecha crecerán cerca de un 14 %.

«La pérdida de biodiversidad y el deterioro del clima son dos partes de la misma moneda, por lo que hay que poner la naturaleza en el corazón de las soluciones», afirma a Efe Leonardo Lacerda, de la organización estadounidense The Nature Conservancy, que como otros especialistas insiste en la importancia de salvaguardar la biodiversidad si se quiere hacer frente con éxito al desafío del cambio climático.

En su momento fue el papa Francisco quien comparó el desastre ambiental con el pecado y ahora es el presidente de Colombia, Iván Duque, quien lo ha asociado con el consumo de droga. En un artículo publicado ayer por el diario Financial Times tras participar en la COP26, Duque señaló a «los que usan cocaína en otros países, muy entusiastas y locuaces cuando hablan del medioambiente, pero no se dan cuenta de que cuando consumen están haciendo un gran daño». El dirigente colombiano ha precisado que la producción de cocaína es una de las causas de la deforestación de la Amazonía, ya que «para producir una hectárea de coca, casi dos de selva tropical son destruidas» en su país, donde calcula que existen unas 143.000 hectáreas dedicadas al cultivo de esta planta.

Hoy la agenda está dedicada a la naturaleza, no sólo a su cuidado, sino también al uso sostenible del suelo y los recursos, así como a la recuperación «limpia y ecológica» del planeta. El domingo será un día de descanso, al menos en las actividades oficiales.

La juventud climática toma las calles de Glasgow
Comentarios