domingo. 05.02.2023
Iniciativa integradora

Libros que son más que letras

Libros que son faros, que se dejan leer de otros modos para hacer suspirar, reír... Que incorporan pictogramas, signos y relieves, y moldean su piel para ser comprendidos por todos. San Andrés del Rabanedo acaba de sumar a sus bibliotecas 60 obras de este tipo en un gran paso integrador para no dejar fuera a personas sordas, con autismo o parálisis
libros
El concejal de Cultura de San Andrés del Rabanedo, Alejandro Gallego, muestra uno de los libros de lectura fácil que incorporan las bibliotecas municipales. MARCIANO PÉREZ

Uno de cada 68 niños en edad escolar posee autismo y su comunicación e interacción emergen de forma diferente. Para estos menores, las palabras representan solo una sucesión de letras alineadas que carecen de valor simbólico. Aprenden de forma visual. Por eso los pictogramas les ayudan a apreciar la relación entre la palabra y la idea que representa.

Conscientes de la necesidad de abrir la cultura y los espacios a todos, el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo acaba de dar un gran paso integrador al incorporar a sus bibliotecas cuentos y libros adaptados, para que la fantasía en sus múltiples formas sirva de herramienta esencial no sólo para alumnos con autismo, sino también con parálisis cerebral, mutismo, síndrome de Down, sordera... Un pequeño gasto para una gran medida que dota a la biblioteca municipal de Trobajo del Camino de seis cuentos con lengua de signos, una treintena con pictogramas para todas las edades (cinco de ellas para pequeños) y 10 de lectura fácil, además de otra veintena a las instalaciones de Pinilla. «Estos libros son difíciles de encontrar, especialmente, los de lenguaje de signos, pero nos parece una iniciativa bonita, importante e integradora para que especialmente los niños se beneficien de la lectura y de ese mundo mágico que les ayuda a aprender de diversas formas», explica el concejal de Cultura de San Andrés, Alejandro Gallego, quien también recuerda que la compra de volúmenes se efectúa tras aprobarse una moción del grupo Podemos para implementar este tipo de fondos en las bibliotecas municipales.

Una gran medida
Hay aprendizaje visual y táctil, por eso la fantasía se puede llevar con libros de signos y pictogramas

Así que de la mano de La ratita presumida, David va al centro comercial, El conejo blanco, o Ana va al mercado, los niños y mayores con dificultades comunicativas puedan leer a su peculiar manera y expresar estados de ánimo, necesidades o hábitos. Los usuarios también pueden acercarse a las grandes obras universales gracias a El Quijote o La Odisea en sus versiones de lectura fácil, porque no todas las personas tienen la misma capacidad o la misma forma para leer o aprender a leer.

Existen hándicaps que les dificultan el proceso de aprendizaje o de lectura, pero en ese camino hacia la igualdad a veces encuentran apoyos como el de San Andrés, que coloca ‘rampas’ para que ese público pueda subir hasta el mundo de las letras. Es verdad que se tienen que esforzar aún más para salvar las barreras que se van encontrando. En ese sentido, los proyectos para acercar la lectura favorecen la accesibilidad de contenidos. Además, el Ayuntamiento acaba de colocar unos buzones a las entradas de las bibliotecas para facilitar la devolución de los libros. Las instalaciones de Trobajo disponen de 3.004 socios y más de 36.100 libros y DVD. Esta biblioteca abrió sus puertas en 1987 y posee una relación muy estrecha con el colegio Trepalio para quien organiza múltiples actividades, la próxima un concurso de marcapáginas y relatos de Navidad. De media al día efectúa entre 30 y 40 préstamos. Por su parte, Pinilla alcanza los 2.243 socios y ofrece unos fondos bibliográficos de 26.324 ejemplares. El nivel de préstamos se sitúa en una quincena de media al día. El covid ha obligado a que los dos grupos de su Club de Lectura ahora se reúnan de forma virtual.

Libros que son más que letras
Comentarios