miércoles 14/4/21
Crisis por el coronavirus

Una mayor movilidad sitúa a León al borde de la cuarta ola

Un estudio alerta sobre los viajes en Semana Santa para evitar una cuarta ola de covid. El físico Alberto Hernando advierte a la Junta sobre el riesgo de aumento de contagios, ingresos y muertes en tres semanas al estar la Comunidad, León incluido, en el 70% de la movilidad pre-pandemia, como ocurrió en las ondas anteriores.
DL6P36F2-22-36-45-9.jpg

Los datos de telefonía móvil de más de 13 millones de usuarios en España durante un período de un año (del 6 de enero de 2020 al 10 de enero de 2021) han servido a los investigadores de la start up Big Data Kido Dynamics para calcular el radio de giro diario de los usuarios y comparar el valor mediano de la población con la evolución de muertes por covid-19 o de contagios, en el caso de León.

«Encontramos que para todas las semanas en las que el radio de giro está por encima de un valor crítico (70% de su puntuación prepandémica), el número de muertes semanales aumenta tres semanas después», explica Alberto Hernando de Castro, físico fundador de esta empresa que colabora con el CSIC.

Viajes de riesgo

«No por ser Semana Santa el virus va a dejar de comportarse como lo ha hecho anteriormente»

El estudio sobre la movilidad de la última semana muestra niveles de movilidad en Castilla y León, incluida la provincia leonesa, muy similares a los que se produjeron en Navidad que trajeron como consecuencia la tercera ola del covid tres semanas después. Hernando señala que han presentado sus resultados al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, como un elemento en la toma de decisiones de cara a la Semana Santa. También han informado al equipo coordinador del Centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, que dirige Fernando Simón.

En León

«Las últimas restricciones han sido más duras que en otoño pero el descenso de contagios fue igual»

«Desde el inicio de la pandemia, siempre que ha bajado el radio de movilidad, la cifra de muertes ha bajado unas semanas después. Y cuando ese radio de movilidad ha subido, la cifra de muertes también lo ha hecho unas semanas después», afirma Hernando.

dl6p36g1

Este físico, junto con sus compañeros Ignacio Barrios, David Mateo y Jordi Bayer, ha analizado la incidencia de la movilidad a lo largo de 2020 y en lo que va de 2021 y su relación con el aumento de los contagios, hospitalizaciones y muertes por covid-19. «Tanto la movilidad durante el verano como en el puente del 12 de octubre y en las navidades se correlaciona con la llegada de cada ola, por lo que lo razonable sería pensar que lo mismo se puede repetir en Semana Santa si se permite la misma movilidad que se permitió en esas fechas», explica.

Predictor

Cuando el radio de giro se acerca al 70% del nivel pre-pandemia hay que bajar la movilidad

En el caso de León, han utilizado los contagios y no las muertes para analizar la repercusión de la movilidad en la pandemia. Como dato significativo, Alberto Hernando señala que «las últimas restricciones han sido más duras que las que otoño ya que han reducido más el radio de movilidad. Sin embargo el efecto en el descenso de casos ha sido el mismo, ya que una vez estamos por debajo del valor crítico no es una cuestión de endurecer las medidas, sino de mantenerlas más tiempo».

Para conocer los movimientos de manera empírica y su repercusión posterior en la presión hospitalaria y mortalidad por covid miden el radio de movilidad con el llamado radio de giro (radius of gyration), «una métrica prestada de la ingeniería mecánica que nos ayuda a dimensionar cómo de lejos nos vamos cada día respecto a nuestro lugar de residencia», explica.

Cuanto más dispersos y distantes sean los viajes, mayor es el radio de giro. Han calculado que antes de la pandemia el radio medio de giro era de 3.2 kilómetros al día. «Esto no significa que no viajáramos más allá de 3.2 kilómetros, sino que una gran parte de nuestros trayectos caían dentro de ese radio (ir al supermercado, visitar a un vecino, dar un paseo), y otros pocos caían más lejos (ir al trabajo, salir a tomar algo al centro, ir de turismo)», señala el físico.

Lo trascendente de este dato es cómo funciona a nivel macroscópico, cuando confluyen todos los flujos o movimientos de población en tiempo real. Hernando pone como ejemplo para visualizarlo su equivalencia con el comportamiento de un termómetro cuando sube la temperatura.

Los flujos de movimientos marcarían el aumento del ‘calor’ en el medidor. El radio de giro diario de la población española se congeló durante el primer estado de alarma y cayó hasta los 640 metros, apenas un 20% de su valor de pre-pandemia. Cuando se levantaron las restricciones en verano se ‘recalentó’ hasta el 125%, y se enfrió por debajo del 70% con las nuevas medidas del segundo estado de alarma. En estos estudios han detectado que existe un valor crítico de movilidad que determina el aumento de los contagios, muertes y hospitalizaciones a tres semanas vista.

Dicho valor crítico en el radio de movilidad se sitúa en un 70% de su valor de pre-pandemia, «tal que si estamos por encima de ese valor hoy, las muertes por covid-19 crecerán dentro de tres semanas», subraya el físico, fundador de Kido Dynamics. Por el contrario, «si estamos por debajo de ese valor crítico hoy, las muertes por covid-19 bajarán dentro de tres semanas, añade.

La conclusión de la investigación es que cuando el radio de giro se acerca al 70% del nivel de pre-pandemia «nos tenemos que meter en la nevera y bajar la temperatura de nuestra movilidad el tiempo suficiente como para acabar con el parásito», en este caso, con el virus.

La ventaja de conocer el efecto que la movilidad tiene sobre la dispersión del propio virus es que ahora se sabe que no es necesario el confinamiento o bloqueo total para acabar con la propagación del covid, sino que es suficiente con enfriar los movimientos. «Hemos aprendido que no hace falta congelarnos para acabar con él, sino simplemente mantenernos a una temperatura suficientemente baja durante el tiempo suficiente». La aportación que han realizado con la herramienta ideada a partir del radio de giro es que «ahora podemos usarla para predecir cómo vamos a estar en tres semanas», añaden.

Los investigadores no entran a valorar las medidas que plantean las comunidades y el Gobierno para Semana Santa. «Nuestro trabajo es proveer de datos empíricos para que los que toman decisiones decidan, así que por nuestra parte podemos decir que un aumento de la movilidad por encima del valor crítico ha generado sistemáticamente un aumento en el número de casos y muertes unas semanas después».

No hace falta una bola de cristal, pero «no por ser Semana Santa el virus va a dejar de comportarse como lo ha hecho anteriormente, por lo que lo normal sería evitar ese exceso de movilidad en lo posible». Las medidas, dice Hernando, corresponden a los gobernantes. La ventaja es que tienen un predictor para guiarse y orientar a la ciudadanía.

Una mayor movilidad sitúa a León al borde de la cuarta ola