martes 24/11/20
Afectados

Monoparentales sin conciliación

Una encuesta de la Fundación Isadora Duncan revela el doble impacto del covid
Familias a la salida del colegio.  CYNTHIA DE BENITO
Familias a la salida del colegio. CYNTHIA DE BENITO

La crisis del coronavirus ha cambiado radicalmente la vida de las familias españolas. En el caso de las monoparentales el impacto ha sido doble, ya que deben afrontar los mismos retos que todas las familias, sumando, de nuevo, la inexistencia de un marco legal que las reconozca y facilite una verdadera política familiar.

Así lo señala la Fundación Isadora Duncan, que ha puesto en marcha el Observatorio Estatal de Familias Monoparentales con el fin de «trasladar el pulso real» de este colectivo y «elevar sus demandas a los marcos apropiados».

La primera acción realizada es una encuesta en la que han participado más de trescientas familias de todas las comunidades autónomas. Se trata de un proceso abierto, que busca descubrir y trasladar las preocupaciones de mayor urgencia del colectivo, además de conocer la eficacia de las medidas existentes en el marco legislativo autonómico.

La encuesta ha sido realizada de manera online, con lo que el perfil más común es una familia digitalizada, encabezada por una mujer, con una edad entre los 36 y los 45 años, de nacionalidad española, con una vivienda en alquiler, estudios universitarios y con una persona menor a cargo.

El 40% de estas familias han accedido a la monoparentalidad por elección, seguido por las formadas por la ruptura de pareja y el divorcio.

El reconocimiento de familia monoparental sólo se da actualmente en determinadas comunidades autónomas: Aragón, Baleares, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana y Navarra, y tan sólo un 35% de las familias cuentan con un reconocimiento o carné. Esas familias declaran que el reconocimiento no ha mejorado su situación económica en el 80% de los casos.

La principal necesidad manifestada por las familias es el cuidado de menores. «La fractura de la red social durante la pandemia ha ocasionado graves problemas a las familias monoparentales», valora la fundación Isadora Duncan, que reivindica «servicios adaptados a la realidad de la monoparentalidad».

«Nuestro objetivo es conseguir una Ley de Familias Monoparentales que permita definir y reconocer una realidad presente desde hace décadas en nuestra sociedad, y que parece no encajar en los marcos legislativos de los diferentes ejecutivos», añade la organización nacida en León y que actualmente tiene sedes en Valencia y también en Madrid y es un referente en programas de la ONU.

Monoparentales sin conciliación