lunes 01.06.2020
DEMOGRAFÍA

Uno de cada tres nacidos en León vive en otras provincias

Más descenso. de población en la provincia, según el padrón. León pierde 4.006 vecinos. Los datos del INE dejan otra interpretación. Más de una de cada tres personas nacidas en León viven en otras provincias..
Uno de cada tres nacidos en León vive en otras provincias

El 36,62% (algo más de uno de cada tres) personas nacidas en León vive fuera de la provincia, según los datos publicados ayer en el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos del padrón a 1 de enero de 2019. En la provincia de León han nacido 569.844 personas, de las que 208.783 están empadronadas fuera. Los datos del INE reflejan que en León están empadronadas 459.681 personas— 4.065 habitantes menos que hace un año, la mayor caída absoluta de toda la Comunidad—de las que 361.061 son naturales de León.

Después de León, la provincia de Zamora es la que más población pierde, con un descenso de 2.010 habitantes, seguida de Salamanca (-1.607), Palencia (-1.111), Ávila (-1.066), Valladolid (-407), Segovia (-356), Burgos (-292) y Soria (-36 habitantes).

La comunidad autómoma que más leoneses acoge es Madrid, con 50.243 leoneses en los censos de los municipios de la capital. Cataluña, con 26.768 leoneses, la mayoría en Barcelona, con 22.095, es la segunda comunidad autónoma elegida por los nacidos en León para trabajar y vivir. Asturias, con 26.625, y País Vasco, con 19.262, son los lugares en los que los leoneses echan raíces fuera de su lugar de nacimiento. En la misma baja proporción que mayor es el número de kilómetros de distancia están Ceuta y Melilla con 116 y 117 leoneses en sus territorios.

La sangría poblacional no cesa. Los pueblos se quedan sin gente y esa evidencia queda reflejada también en los datos publicados ayer por el INE. La mitad de los habitantes de León, el 47,75% se reparten entre León, Ponferrada y San Andrés del Rabanedo.

La edad

La edad media de la población leonesa es de 49 años, aunque la de la población extranjera que reside en la provincia no supera los 36 años, según el INE. En la provincia están censadas 356 personas que tienen más de 100 años, la mayoría mujeres (280).

La edad media de la población en Castilla y León es de 47,6 años, y el 32,2 % de los residentes en la Comunidad tienen más de 60 años.

Castilla y León es la Comunidad autónoma que más población pierde. Se deja 10.950 habitantes en un año, un descenso del 0,5 %, que sitúa su población en 2.398.214 residentes, mientras que en España crece un 0,6 % y supera por primera vez, desde 2013, los 47 millones de ciudadanos. También pierden población Extremadura (-5.865 habitantes), Asturias (-5.574) y Galicia (-2.868).

El mayor porcentaje de los habitantes de Castilla y León, el 31%, residen en los cuatros municipios de la Comunidad que superan los 100.000 habitantes, es decir, en Burgos, León, Salamanca y Valladolid; mientras que un 25 % de la población viven en pueblos de entre 1.001 y 10.000 habitantes.

El 18,4 % de los vecinos de esta Comunidad residen en localidades por debajo de los mil habitantes; el 12,5 % viven en pueblos de 10.001 a 50.000 habitantes y el 13,1 % en municipios de entre 20.001 y 100.000 habitantes. De los 8.131 municipios que hay en España, 5.002 tienen una población menor de 1.000 habitantes, según el INE y hay 213 municipios con un porcentaje de extranjeros superior al 25,0 % respecto al total de la población. En más de la mitad de los municipios (4.519), la tasa de extranjeros respecto al total de su población no supera el 5,0 %.

Frenar el vaciado

El catedrático emérito de Geografía Humana de la UVA, Fernando Manero, subrayó ayer que Castilla y León se dispone de herramientas institucionales, económicas y financieras para amortiguar y combatir el vaciamiento del mundo rural, un objetivo para el que ha faltado voluntad política.

Bajo el epígrafe Tierra sin gente: despoblación, cultura, patrimonio, el Instituto Universitario de Estudios Europeos, en colaboración con el Vicerrectorado del Campus Universitario ‘Duques de Soria’, organiza el Primer Encuentro sobre Grandes Problemas de Europa, en el que expertos de diversas disciplinas establecerán un diagnóstico que puede ser tenido en cuenta por los responsables políticos al tomar decisiones de futuro.

«Lo más idóneo es asumir que la despoblación es un problema que hay que afrontar con seriedad y que necesita poner en marcha todos los instrumentos que desde hace tiempo se han diseñado con esta finalidad y que por falta de voluntad política no se han llevado a la práctica», explica.

Las administraciones tienen el reto de buscar soluciones cuanto antes al problema de la despoblación.

Uno de cada tres nacidos en León vive en otras provincias