viernes 18.10.2019

«Nuestros hijos no son números, cada uno necesita una atención»

Todos Sumamos Creando Inclusión exige el cumplimiento de los derechos del alumnado.
«Nuestros hijos no son números, cada uno necesita una atención»

Incumplimientos, lucha, reivindicación, derechos. Una hora de conferencia se quedó corta ayer para abordar tantos años de pelea de las familias de niños y niñas con necesidades especiales para conseguir que el Estado y la comunidades autónomas respeten la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, la Constitución e incluso las normativas autonómicas que, aunque deficientes, recogen sobre el papel postulados que también se incumplen. La ONU ya ha sancionado a España por desoír los derechos de las personas con discapacidad.

La Asociación Todos Sumamos Creando Inclusión criticó que la Lomce (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) aprobada en el año 2013, sea una ocasión perdida para adaptar los modelos educativos a la Convención de Derechos «y supone un retroceso que arrastramos desde hace veinte años en España con respecto a otros países», destacó la maestra pedagoga terapéutica Montserrat Blanco.

Ninguna administración cumple. «No estamos pidiendo favores, exigimos el derechos de nuestros hijos a estar en centros ordinarios», reivindicó Alejandro Calleja, padre de Rubén, un joven de 20 años con síndrome de Down que desde los 14 lucha por una educación inclusiva. Su casó está en la ONU. «España incumple la Carta de los Derechos Humanos y eso lo paga toda la sociedad, por eso hay que exigir y no dejar de reivindicar».

La presidenta de la asociación, Gema Seoane, destacó que «a día de hoy estamos muy lejos de la inclusión real en un centro ordinario. Pero ¿qué educación queremos?, queremos una educación inclusiva de calidad y gratuita». En las escuelas de León y del resto de España no hay aulas inclusivas ni profesorado preparado ni apoyos suficientes. «Salvo casos individuales de buenas prácticas del profesorado». Seoane puso como ejemplo en Castilla y León el II Plan de Atención a la Diversidad e el que «ningún principio se cumple. No existe personal y se saca a los niños y niñas de las aulas ordinarias. Nuestros hijos no son números y necesitan una atención individualizada», dijo. Como todos los niños y niñas.

La impulsora de la asociación y actual vocal de la Junta Directiva, María del Carmen Álvarez, hizo un repaso por todas las actividades de la asociación, que aunque joven (nació en 2016) ha logrado organizar en León jornadas de educación inclusiva con ejemplos de profesorado con buenas prácticas en las aulas. «Las familias nos encontramos con el duelo del diagnóstico pero desconocemos las leyes», un proceso largo de reivindicación en las instituciones, charlas y mociones en los ayuntamientos. «Presentamos mociones en los ayuntamientos de León, La Bañeza y San Andrés para que los menores con diversidad funcional tuvieran los apoyos necesarios en los campamentos. León la aprobó y la puso en práctica, San Andrés la aprobó pero no hizo nada y La Bañeza no la aprobó». Reuniones con el consejero, presentación de Proposiciones no de Ley, debate con políticos y charlas han servido para aumentar la concienciación «pero hay que caminar hacia un modelo de escuela en el que quepan todos los niños y niñas».

La Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad da instrucciones a las administraciones para que difundan los puntos de obligado cumplimiento. «Pero ni eso se hace» por lo que dio las gracias al Diario de León por cumplir con la Convención organizando este acto», dijo Montserrat Blanco.

Parte del público asistente a la conferencia. MARCIANO PÉREZ.

«Nuestros hijos no son números, cada uno necesita una atención»
Comentarios