sábado. 13.08.2022

«Soy una persona discapacitada y el término tullido se ha utilizado veces en contra de las personas discas y a día de hoy lo utilizamos como una reclama de que nuestro cuerpo es válido y también somos queer». Así explica Ariana Alonso Celorio, de Rebelión Feminista de León, la pancarta que ayer enarbolaba en la manifestación con el lema «orgullo tullido».

Alonso reclama «que la educación llegue a todes de verdad. Me he encontrado con muchísimos problemas por profesores que no tenían en cuenta mis necesidades a pesar de que mi madre ha luchado mucho para que me hicieran caso en clase». También pide inclusión en el ámbito laboral, «que no se nos explote gratis y que se nos escuche en las esferas feministas, obreras y queer».

Orgullo tullido con voz propia
Comentarios