miércoles. 01.02.2023
La consellera de Bienestar y Familia de la Generalitat, Irene Rigau, conversó ayer telefónicamente con Francisco Aranda, el padre de los cuatrillizos de Canet de Mar (Barcelona), y lo convenció para que bajara de la grúa donde estuvo encadenado 9 horas para reclamar ayudas para los partos múltiples. Aranda se encadenó en lo alto de una grúa de 15 metros en la plaza de las Glories de Barcelona a las 3.30 horas de ayer para protestar por la falta de apoyo a las familias que tienen partos múltiples. Según han informado a Efe fuentes del departamento de Bienestar Social, tras convencer a Aranda para que deponga su actitud, un coche de la consellería se ha acercado poco después de las 12.00 horas hasta Plaza de las Glorias para recoger a Aranda y llevarlo hasta el despacho de la consellera. Rigau celebrará una reunión con Aranda para conocer sus reivindicaciones. Antes de su conversación con la consellera, Aranda afirmó que no bajaría de la grúa hasta que el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, le confirmase en persona que había recibido la carta que le ha hecho llegar, en la que reclama que se articulen estas ayudas oficiales para los nacimientos múltiples.

Un padre se encadena a una grúa para pedir ayuda económica
Comentarios