domingo. 27.11.2022
Solidaridad

El pan en la pandemia

La Asociación Leonesa de Caridad reparte 85.585 servicios de comida en 2020, 7.719 más que el año anterior a la pandemia
Voluntarias de la Asociación Leonesa de Caridad, ayer en el servicio de comida. MARCIANO PÉREZ

A punto de cumplir los 115 años en noviembre, el servicio de comedor de la Asociación Leonesa de Caridad para personas vulnerables es el más antiguo de León. Gestionado por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, y apoyado por personas voluntarias, el comedor sólo dejó de atender directamente en el centro en Puerta Obispo, durante los meses de confinamiento de la pandemia. En ese tiempo la atención se realizó en el pabellón municipal San Esteban.

Hasta hace mes y medio sólo servía la comida para llevar. Ahora, el comedor social amplía el horario para atender a una media de 70 personas. «Estamos notando un incremento, hay días que han venido casi un centenar de personas», explica sor Esther. Durante el año 2020 dieron de desayunar, comer y cenar a 701 personas, 122 menos que el año anterior, pero sin embargo los 85,858 servicios suponen un incremento de 7.719 con respecto al año anterior a la pandemia. «Esto se debe a que había mucha gente que no se atrevía a salir por la pandemia y venía una persona sola y se llevaba comida para varios», explica la hermana Esther. Para poder acceder al comedor es necesario carecer de recursos económicos o que sean bajos, ser personas que se muevan en los límites del mundo «normalizado» y que, por causas diversas necesitan cubrir las necesidades básicas, carecer de apoyos familiares, por motivos de crisis, rupturas familiares, inmigración, entre otras causas.

Además de todo esto, desde nuestra Asociación ponemos al alcance de todas estas personas

que acuden al comedor, un Departamento de Trabajo Social, donde se realizan entrevistas,

informes sociales, derivaciones hacia otras instituciones o entidades, así como tramitación de

documentación, entre otros.

De los 701 usuarios atendidos, 614 son entre los 39 años y los 58 años; 497 no cobran ningún tipo de prestación y durmieron en el albergue y Calor y Café 333 personas. «Es importante destacar que y es importante destacar que 108 usuarios duermen en la calle», destacan desde la asociación.

Presupuesto

El coste diario de mantenimiento del comedor de Caridad en el año 2020 fue de 1.077,34 euros al día y la diferencia entre ingresos y gastos del ejercicio ha generado un superávit, después de amortizaciones, de 4.257,45 euros. El dato es muy diferente al del año pasado, cuando esta diferencia tuvo un déficit de 40.400 euros.

El gasto del año 2020 fue de 393.228,65 euros. Con una disminución, respecto al año 2019 de 17.449,84 euros. Las principales partidas de gastos son las dedicadas al comedor social y la Casa de Acogida, así como los sueldos, salarios y seguridad social del personal especializado que los atiende.

La higiene y el cambio de vestuario es otra de las necesidades más elementales que atiende el servicio. 201 personas pasaron por el servicio de duchas y se lavaron 531 piezas de ropa.

La casa de acogida para mujeres víctimas de violencia de género está en funcionamiento desde el año 1987. Forma parte de la Red de Centros de Acogida que la Junta de Castilla y León tiene activas en toda la Comunidad Autónoma. La casa acogió el año pasado a 5 mujeres y 5 niños.

Los Ceas derivaron a cuatro personas que fueron atendidas en sus domicilios. Otras cuatro familias de 24 miembros recibieron alimentos por encontrarse en una situación de emergencia social.

El Ayuntamiento de León ha realizado la contratación de dos limpiadoras desde diciembre y durante tres meses para el servicio de atención a personas sin hogar durante el servicio de comidas. La concejala de Bienestar Social y Juventud, Vera López, recuerda que el Consistorio también ha puesto a disposición de la asociación a tres camareras limpiadoras para apoyar las labores de limpieza y desinfección de las instalaciones durante dos meses; y un servicio de camareros y limpiadores de apoyo por dos meses más.

El pan en la pandemia
Comentarios