martes. 31.01.2023

En una de las tardes en las que jugaba con su hija, Marjorie Spitalnik se dio cuenta de una realidad que resultaba especialmente aterradora: los libros del colegio de su pequeña solo narraban hazañas de hombres, nadie le hablaba de los hitos de las grandes mujeres de la historia.

En ese mismo momento, Spitalnik, que ya había dejado atrás el mundo de la publicidad para embarcarse en un negocio que convertía los dibujos de los niños en peluches, decidió dar una vuelta de tuerca a su proyecto y crear Little Rebels, una iniciativa con la que fabricaría muñecas que homenajean a mujeres que dejaron huella en la humanidad.

«Nuestro objetivo a largo plazo es tener al menos una mujer de cada país y mezclar distintos contextos educativos, edades, razas y religiones para que las niñas entiendan que no hay nada que las frene de ser lo que quieran ser», cuenta en una entrevista su creadora.

Entre otros nombre, en estos momentos, la colección cuenta con Amelia Earhart, la primera mujer en volar sola sobre el Atlántico. También está Malala Yousafzai, activista por los derechos de las niñas. Mary Jackson, que fue la primera afroamericana en ser ingeniera de la NASA. Y no podía faltar, claro está, Marie Curie, la gran pionera en el campo de la radiación.

El proyecto, ganador de varios premios internacionales como los Taggi y los Totti —algo así como los Grammy y los Oscar de la industria de los juguetes—, cuenta con el beneplácito de expertos del sector a quienes conoció durante un curso en los Estados Unidos en 2019.

«Fue allí cuando me di cuenta de que si bien los peluches son hermosos y tiernos, es muy difícil que las niñas sepan quiénes son todas estas mujeres solo jugando con sus muñecas», relata Spitalnik.

¿No sabes quién es Malala? Tranquila, que mi muñeca te lo cuenta
Comentarios